SALUS INFIRMORUM (I) LA ADVOCACIÓN DE LA SALUD EN LA ESCULTURA SACRA ANDALUZA
SANTO CRUCIFIJO DE LA SALUD - JEREZ DE LA FRONTERA

20/03/2020


 

Salud de los enfermos. "Salus infirmorum" en latín. Un título que alude a uno de los dedicados a la Virgen en las Letanías lauretanas. Sin embargo, este especial no solo comprende esculturas que representan a María, sino también a Jesús, pues la madre y el hijo del panteón cristiano son invocados con frecuencia bajo dicho título en la ancestral cultura religiosa de Andalucía dado su carácter de protectores en tiempos difíciles de enfermedad.

 

 

El Santo Crucifijo de la Salud es una obra atribuida al escultor flamenco José de Arce (hacia 1600-1667) que actualmente se halla inmersa en el marco de la Semana Santa como titular de una cofradía de penitencia en Jerez de la Frontera, ciudad a la que también estuvo muy vinculada la obra y vida personal del artista hasta el punto de resultar bastante menos oscura que sus estancias en la capital sevillana.

La atribución del crucificado a José de Arce quedó apuntalada cuando la historiadora Esperanza de los Ríos dio a conocer el contrato relativo a su policromía por parte del pintor Manuel Díaz de Tejada, fechado el 20 de febrero de 1647, en el que el nombre de Arce aparece citado como testigo. Según las normas gremiales de esos años, era frecuente que el escultor figurase de esta manera en el contrato con el pintor como forma de control, para que el resultado final de la policromía estuviese en consonancia con la calidad de la talla.

Aun así, hay teorías que contradicen la paternidad de Arce. Unas se adhieren a lo establecido por Esteve Guerrero, que lo considera obra anónima de finales del siglo XVII, y otras lo adjudican a otro escultor, como Espinosa de los Monteros y Patrón Sandoval, quienes estiman que fue tallado por Alonso Martínez (1612-1688), padre del también escultor Felipe Martínez y amigo personal y colaborador de Arce.

 

 

Se apunta también la posibilidad de que el Santo Crucifijo de la Salud fuera en su origen concebido por José de Arce para coronar el retablo mayor del templo de San Miguel Arcángel, sede canónica de la hermandad. No olvidemos que buena parte de la imaginería de dicho retablo fue realizada por Arce, que concluyó un encargo en principio encomendado a Juan Martínez Montañés (ver enlace).

Al igual que otras composiciones de Jesús en la Cruz realizadas por Arce, como la que remataba el retablo mayor de la Cartuja de la Defensión (1637-1640) o la de pequeño formato que se conserva en la catedral jerezana (1645), presenta un rostro sereno, abundancia de llagas y heridas, anatomía apolínea y barroco sudario anudado en la cadera derecha, muy volado, cayendo en diagonal sobre la pierna.

Como bien aprecia Esperanza de los Ríos, el Santo Crucifijo de la Salud es un Cristo esbelto que muestra los brazos muy abiertos para sostener un cuerpo que, aún en la muerte, subsiste erguido, compartiendo estas mismas características con el mencionado de la Cartuja. A ello hay que añadir que la talla constituye un buen ejemplo de José de Arce como precursor y renovador de la escuela sevillana, al confluir en ella rasgos autóctonos junto a los propios de la formación flamenca de Arce y de las enseñanzas que recibió en Italia.

 

 

FUENTES

DE LOS RÍOS MARTÍNEZ, Esperanza. Josť de Arce, escultor flamenco (Flandes, 1607 - Sevilla, 1666), Servicio de Publicaciones de la Universidad de Sevilla, 2007, p. 82.

http://www.lahornacina.com/articulosarce.htm

PATRÓN SANDOVAL, Juan Antonio y ESPINOSA DE LOS MONTEROS SÁNCHEZ, Francisco. "Apuntes sobre la imaginería procesional tarifeña", en Aljaranda, nº 57, Ayuntamiento de Tarifa, 2005, p. 23.

 

Fotografías de Juan Antonio García Delgado

 

Escrito relacionado en este

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com