CENTENARIO DE RAFAEL BARBERO
VIRGEN DEL CARMEN (SEVILLA)

Jesús Abades


 

 

La imagen mariana preside el espléndido retablo mayor de la Iglesia del Buen Suceso, antaño templo hospitalario de la Mínima Congregación de los Hermanos Enfermeros Pobres. Profesionales del cuidar en la España de los Austrias. Dicha corporación de espíritu asistencial era popularmente como la de los Hermanos Obregones por el nombre del fundador, Bernardino de Obregón, quien estableció, en el año 1657, la Casa Madre en Madrid. Oficialmente, desde el año 1896 la iglesia sevillana pertenece a la Orden de los Carmelitas.

Realizada por Rafael Barbero en madera de cedro policromada al óleo, la actual titular del Buen Suceso sustituye a una anterior desaparecida en el asalto al templo acaecido el 11 de mayo de 1931. De dicha efigie dicen algunos estudiosos que era obra de Pedro Duque Cornejo, e incluso hay quien afirma que la Virgen de Barbero es una copia de la anterior; sin embargo, aunque el escultor granadino se inspira en los mejores simulacros vestideros del barroco hispalense, los caracteres morfológicos y expresivos pertenecen a su estilo.

El majestuoso y un tanto hierático busto de la Virgen del Carmen, obra tallada en el año 1947, es un compendio de las facciones femeninas de Barbero: óvalo estilizado, finas cejas en forma de arco, ojos muy rasgados de penetrante mirada, nariz afilada, surco infranasal marcado, boca menuda y bien perfilada, mentón saliente con pequeño hoyuelo, cuello alto y hábilmente anatomizado, y pálidas carnaciones. Posee también la frente despejada y las orejas labradas, aunque son detalles poco apreciables por el uso de peluca postiza.

Ricamente enjoyada y vestida siguiendo los patrones del hábito carmelitano, los dedos de sus manos son finos y se cierran con elegancia para sujetar el cetro y la imagen del Niño, creación reciente (2008) del escultor sevillano Darío Fernández que vino a sustituir a uno anterior, no realizado por Barbero, de escasa calidad artística. Para la Parroquia de la Inmaculada Concepción, del barrio sevillano de Nervión, Barbero realizó en el año 1945 otra interesante representación de la Virgen del Carmen, siendo el Niño en este caso también de sus gubias.

 

 

 

Fotografías de Roberto Villarrica para www.fotoscofrades.com

 

FUENTES: GARCÍA MARTÍNEZ, Antonio Claret. "Los enfermeros Obregones y su labor fundacional. El Hospital
del Buen Suceso de Sevilla (1636)", en Qalat Chabir, nº 2, Alcalá de Guadaíra (Sevilla), 1994, pp. 116-122.

 

Anterior Entrega en este

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com