FÁCIEM TERRAE (Y VI)

Jesús Abades y Sergio Cabaco


 

 
 

ALCALÁ DE HENARES

La concatedral ostenta también el rango de Iglesia Magistral, ya que sus canónigos debían ostentar también el título de magister o maestros de la famosa universidad que, desde 1499, fue uno de los más importantes centros culturales del mundo. De estilo gótico, fue edificada en el lugar donde martirizaron a los santos niños Justo y Pastor, cuyas reliquias se guardan en el interior del templo.

MENORCA

La catedral de la isla balear no se halla en la capital Mahón, sino en Ciutadella. De gran tamaño, llama la atención el fuerte contraste entre la ligereza del interior y el macizo y achaparrado aspecto del exterior. El incendio turco de 1558 y el de 1936, con motivo de la Guerra Civil, destruyeron gran parte de su patrimonio mueble original. El templo mezcla los estilos gótico, barroco y neoclásico.

 
 

 
 

VITORIA (CATEDRAL VIEJA)

La catedral gótica de Santa María de Gasteiz se levantó a partir del siglo XIII sobre un templo románico anterior, del que se conservaron la planta y los cimientos. La errónea sustitución de sus bóvedas de piedra por otras de madera desestabilizó un edificio que ha sido objeto de sucesivas restauraciones. A destacar el pórtico norte del siglo XV, provisto de excelentes esculturas y relieves.

VITORIA (CATEDRAL NUEVA)

El crecimiento de Vitoria explica la edificación de una segunda catedral en la nueva zona del Ensanche. Consagrada a María Inmaculada, se abrió en 1969. Levantada a partir de 1907 sobre los restos del Convento de las Brígidas, estuvo parada durante 32 años por la Guerra Civil y la escasez de posguerra. Su diseño original, con dos torres de espigados capiteles, quedó sin concluir.

 
 

 
 

SEGOVIA

Pese a iniciarse su construcción bien avanzado el siglo XVI, la Catedral de Segovia se levantó siguiendo fielmente el estilo gótico, superviviente en un país que nunca vio con demasiados buenos ojos la estética clasicista del alto renacimiento. El edificio sustituye a uno anterior románico, destruido por un incendio a excepción del claustro, que fue trasladado al nuevo emplazamiento catedralicio. Espectacular es su torre de 88 metros de altura.

SORIA

Muchos elementos de valía posee esta interesante Concatedral de San Pedro como para estar tan eclipsada por la cercana de El Burgo de Osma. Por ejemplo, su claustro románico, pese a haber perdido una de sus cuatro galerías, es un espectacular recinto con capiteles que incluyen motivos decorativos reales y fantásticos. El resto del templo es de estilo gótico tardío del siglo XVI, a excepción de la torre, construida ya en pleno siglo XVII.

 
 

   
   

LLEIDA (CATEDRAL VIEJA)

Tratándose de una catedral, su construcción se llevó a cabo con gran rapidez, ya que las obras comenzaron en 1230 y solo 75 años después ya estaba concluida a excepción del campanario y el claustro; éste último, magnífica obra gótica, posee grandes ventanas ojivales con finos calados de piedra. Las puertas románicas son también de gran interés artístico. El edificio tuvo que ser restaurado al servir de cuartel de tropas en el siglo XVIII.

LLEIDA (CATEDRAL NUEVA)

Dicha función militar motivó que la Seu Vella ilerdense fuese sustituida por la Seu Nova. Su construcción, realizada conforme al rígido canon neoclásico de la época, finalizó en 1781. Ha sufrido tres incendios que la han despojado de casi todo su patrimonio mueble, lamentándose especialmente el ocurrido en el año 1936 con motivo de la Guerra Civil, cuando quedó destruido el soberbio coro labrado por Lluís Bonifaç i Massó.

 
 

   
   

SALAMANCA (CATEDRAL VIEJA)

Pese a quedar casi oculto por la magnificencia de la catedral nueva, el viejo templo románico continúa resaltando con orgullo sus ábsides semicirculares y su peculiar cimborrio, de aires bizantinos. El grandioso retablo mayor, a base de tablas al temple, es obra de Nicolás Florentino (1445). El claustro del siglo XII fue reconstruido en 1785 tras quedar destrozado por el Terremoto de Lisboa (1755).

SALAMANCA (CATEDRAL NUEVA)

A finales del siglo XV, el cabildo salmantino decidió que la catedral románica se había quedado pequeña, además de ser baja y oscura, de ahí la necesidad de levantar un nuevo edificio, mucho más luminoso y espacioso que el anterior gracias a sus 90 ventanales, 40 pilares y 52 bóvedas. El coro es churrigueresco. El Terremoto de Lisboa también causó daños en la torre y las cúpulas.

 

FUENTES: GASSÓS, Dolores. Conocer España por sus Catedrales, Random House
Mondadori, 2006; SARTHOU CARRERES, Carlos. Catedrales de España, Espasa Calpe, 1952.

 

Anterior Entrega en este

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com