FÁCIEM TERRAE (IV)

Jesús Abades y Sergio Cabaco


 

 
 

ALMERÍA

Proyectada en el siglo XVI por Diego de Siloe, su carácter de templo-fortaleza se manifiesta en sus torreones almenados, sus recios contrafuertes y la sobriedad de los muros, rota sólo por las dos magníficas portadas renacentistas de Juan de Orea. El tabernáculo fue diseñado por Ventura Rodríguez. Al igual que la Catedral de Vic, su interior quedó maltrecho durante la Guerra Civil.

VIC

Suma de los estilos románico, gótico, barroco y neoclásico, conserva sus partes más antiguas (siglo XI) en el campanario y la cripta, aunque los capiteles de ésta pertenecen a un templo prerrománico de mayor antigüedad. Consagrada a Sant Pere, en su interior destacan el antiguo retablo mayor, labrado en alabastro por Pere Oller (1428), y lo murales realizadas por Sert a partir de 1939.

 
 

 
 

VALLADOLID

El traslado a Madrid de la capitalidad del Estado perjudicó las obras de un edificio que fue proyectado inicialmente por Juan de Herrera, siguiendo un esquema similar al Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, y al final fue rematado por Churriguera en un estilo muy distinto al que fue concebido. Pese a ello, varias partes quedaron sin terminar. Magnífico el retablo mayor de Juan de Juni.

TORTOSA

Espléndido ejemplo de construcción gótica, el único elemento barroco de su exterior se encuentra en la portada principal del templo. De su interior sobresalen el Retablo de la Transfiguración, atribuido al pintor  Jaume Huguet; el gran tapiz medieval de la Última Cena, de gran valor histórico y artístico, y la capilla dedicada a la Virgen de la Cinta, patrona de la localidad catalana. 

 
 

 
 

BAEZA

Como suele suceder en muchas catedrales y colegiatas antiguas de Andalucía, el edificio actual es una mezcla de los estilos gótico, renacentista y barroco. De todos ellos, predomina el renacentista debido a la gran reforma efectuada en el XVI por Andrés de Vandelvira. En su interior nos llama la atención el púlpito hexagonal, de estilo plateresco y labrado en chapa repujada y policromada.

BILBAO

Estilizada catedral gótica, levantada entre los siglos XIV y XV, con elementos renacentistas como el retablo mayor y el pórtico. El presbiterio, realizado tras el incendio de 1571 que destruyó una parte del edificio, se halla labrado en jaspe, el mismo material de la antigua fachada principal (1650), sustituida a finales del XIX por la actual, obra de Severino Achucarro, quien también hizo la torre.

 
 

   
   

GUADIX

Pese a iniciarse en 1517, las obras de la Catedral de la Anunciación se dilataron hasta bien entrado el siglo XVIII, de ahí que pese a los diseños góticos y renacentistas que la conforman, el estilo del templo preponderante sea el barroco, visible en magníficos ejemplos como el coro o la singular fachada principal, de sinuosas líneas.

CIUDAD REAL

La única nave del interesante templo renacentista está considerada la más alta de cuantas existen en España. Presenta elementos góticos en la Puerta del Perdón, y barrocos en la espigada torre, que no fue terminada hasta el siglo XIX. El maravilloso retablo mayor es obra de Giraldo de Merlo. El edifcio adquirió el rango de Catedral en 1875.

 
 

   
   

MÁLAGA

La popular Manquita, construida en estilo renacentista a partir de 1528, debe su nombre a la torre sur que enmarca la fachada, inacabada a partir de 1782, año en que se abandonan las obras para, según parece, emplear el dinero de su construcción en adecentar los caminos hacia Vélez-Málaga y Antequera. Posee uno de los más bellos coros de las catedrales españolas, en su mayoría de Mena.

TARRAGONA

Consagrada a Santa Tecla, patrona de la ciudad cuyo brazo se conserva en el interior del recinto, se trata de un soberbio ejemplar gótico con un diseño en algunas zonas que recuerda al de Notre Dame de Paris. Posee elementos románicos en su interior y en las galerías del claustro. Dentro de los bienes muebles merece destacarse el retablo mayor sobre la santa, labrado en alabastro por Pere Joan. 

 
 

   
   

SIGÜENZA

Templo de transición del románico al gótico, su exterior sigue el esquema de catedral-fortaleza que hemos podido ver en otras ciudades como Almería. La mayor parte de la decoración data de las etapas renacentista y barroca. De su interior llama la atención la sacristía, adornada con cientos de cabezas policromadas que forman parte del diseño plateresco de Alonso de Covarrubias. 

CUENCA

Salvo la fachada, construida en 1902 bajo el estilo neogótico debido a los daños causados por el derrumbe de la torre-campanario, el resto del responde al mejor estilo gótico, siendo una de las primeras manifestaciones del mismo en nuestro país. Tanto el retablo mayor como el transparente siguen diseños de Ventura Rodríguez, el más prestigioso arquitecto español del siglo XVIII.

 
 

   
   

PAMPLONA

El templo gótico se reedificó sobre el anterior de estilo románico, del que sólo se conservaron la cabecera y la fachada. Esta última fue sustituida en el siglo XVIII por otra de estilo neoclásico que contrasta vivamente con el resto del edificio. Se trata de un proyecto del famoso Ventura Rodríguez (1783) que se llevó a cabo en su integridad a excepción de las esculturas de la balaustrada y de las torres.

MONDOÑEDO

De orígenes románicos, visibles hoy en día en la portada y el ábside principal, muestra partes labradas en la época gótica como la sacristía o el enorme rosetón que centra la fachada, y detalles barrocos como los campanarios y el coronamiento de la misma. En su interior son muy reseñables las pinturas murales de principios del gótico y el rutilante retablo mayor, de estética rococó.

 

FUENTES: GASSÓS, Dolores. Conocer España por sus Catedrales, Random House
Mondadori, 2006; SARTHOU CARRERES, Carlos. Catedrales de España, Espasa Calpe, 1952.

 

Anterior Entrega en este

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com