FACIEM TERRAE (III)

Jesús Abades y Sergio Cabaco


 

 
 

GETAFE

La Parroquia de la Magdalena (siglos XVI-XVII) fue elevada a Catedral en el año 1995. Ello supuso la adaptación del edificio a su nuevo rango, realizándose obras menores principalmente en el presbiterio y en los zócalos de la cabecera del templo. Conserva la torre mudejar de la antigua ermita, enriquecida en el XVII con un campanario. Reabierta en el año 2007, posee en su interior un magnífico retablo mayor de Alonso Carbonell e importantes lienzos de Alonso Cano.

RODA DE ISÁBENA

Consagrada a San Vicente Mártir, se halla en un recoleto municipio aragonés del Valle de Ribagorza por donde parece haberse detenido el tiempo, el más pequeño de entre todos los españoles que posee un templo catedralicio. De estilo romanico (siglos XI-XII), importantes elementos como la fachada, el ábside septentrional y la torre, salvo su parte inferior, fueron añadidos en la profunda remodelación del siglo XVIII. De su interior destaca la Cripta de San Ramón.

 
 

 
 

ALBACETE

Hasta fechas recientes se prolongó la construcción de la Catedral de San Juan Bautista, ya que empezó a edificarse en 1515 sobre el anterior templo mudéjar y no fue hasta 1960 cuando se dio por terminada. Hay que tener en cuenta que en el siglo XVII se derrumbaron buena parte de sus primitivas bóvedas góticas, siendo sustituidas por otras barrocas, sujetas por grandes columnas de estilo jónico. 

MADRID

La presión ejercida por la Archidiócesis de Toledo provocó que Madrid no tuviera Catedral propia hasta 1993. 110 años antes se colocó la primera piedra de un templo que, como suele ser frecuente en los siglos XIX y XX, supone una amalgama de estilos arquitectónicos antiguos; en este caso, neoclásico para el exterior y neogótico en el interior, a excepción de la cripta neorrománica.

 
 

 
 

ZAMORA

La llamada Perla del Duero, uno de los mejores templos románicos del país, se halla consagrada a la Transfiguración de Jesús. No todos sus elementos son románicos, con el mejor ejemplo en la soberbia Puerta del Obispo, ya que su ábside es gótico y la fachada norte y el claustro responden al estilo herreriano. De gran monumentalidad y sobriedad decorativa, en su interior se hallan interesantes retablos como el de la imagen, de trazas góticas, conocido como el Retablo de los Gallegos. 

EL BURGO DE OSMA

La Catedral de la Asunción del municipio soriano es de estilo gótico y su construcción se inició en el siglo XIV. Posee elementos barrocos, caso de la torre, levantada en sustitución a la derrumbada en 1734, o neoclásicos en su interior, como la Capilla Palafox. Destacable es también el Museo Catedralicio, ubicado en el claustro, que alberga el famoso Beato de Osma. En la imagen, podemos ver un detalle del espléndido retablo mayor, contratado en el año 1550 con el maestro escultor Juan de Juni.

 
 

   
   

SANTIAGO DE COMPOSTELA

Prácticamente imposible describir en tan pocas líneas el esplendor de una de las joyas monumentales del país. Desde la barroca fachada del Obradoiro, diseñada por Casas Novoa, hasta el célebre pórtico románico de la Gloria, lo primero que veían los peregrinos al llegar antes de la construcción de la primera, pasando por la Capilla de las Reliquias o la Puerta Santa, todo responde a un exquisito conjunto artístico, levantado en su mayoría por artistas gallegos a modo de inmensa custodia donde, según la tradición, se guardan los restos del Apóstol Santiago.

CÁCERES

La antigua Iglesia de Santa María, de estilo gótico con añadidos platerescos como el remate de su torre, recibió el rango de Catedral en el año 1957. Se encuentra enclavada en pleno corazón del casco histórico de Cáceres, reconocido como Patrimonio de la Humanidad. De su interior sobresale poderosamente el renacentista retablo mayor, labrado por Roque Balduque y Guillén de Ferrant en madera de cedro sin policromar. En 1954 se instaló a los pies de la torre una estatua de bronce que representa a San Pedro de Alcántara, obra de Enrique Pérez Comendador.

 
 

   
   

PLASENCIA (CATEDRAL VIEJA)

El ábside y el crucero de la antigua catedral románica (siglos XIII-XIV), fueron destruidos en el XVI con el fin de construir la nueva. Las naves, la sala capitular y el claustro, nexo de unión entre ambas iglesias, pervivieron como símbolo de la grandeza de uno de los templos más representativos de la transición entre el románico y el gótico.

PLASENCIA (CATEDRAL NUEVA)

Junto con Salamanca, Vitoria y Lleida, la ciudad cacereña de Plasencia es la única en la que existen dos sedes catedralicias. La Catedral nueva, inacabada, estuvo en obras desde finales del siglo XV al XVIII. De su interior destaca el impresionante retablo mayor, calificado por muchos expertos como la mejor obra del escultor Gregorio Fernández. 

 
 

   
   

JAÉN

Tiene como precedente un templo gótico, levantado poco después de la reconquista de la ciudad por Fernando III. El actual edificio, dedicado a la Asunción de la Virgen pese a tener como fin servir de santuario del popular Santo Rostro, comenzó a ser construido en 1570, prolongándose hasta el XIX. Su colosal fachada, terminada a finales del XVII y en la que intervino Pedro Roldán, influyó en las catedrales de La Habana y Ciudad de México.

LUGO

De austera fachada neoclásica, su interior responde a los estilos románico y gótico. Son de época barroca la sacristía, el claustro, la sala capitular y la capilla de la Virgen de los Ojos Grandes, patrona de la ciudad. El antiguo retablo mayor de Cornelius de Holanda, dañado en 1755, está actualmente dividido en la nave del crucero. La mejor pieza escultórica es sin duda el coro, obra magna del imaginero gallego Francisco de Moure (1624).

 
 

   
   

CALAHORRA

La Catedral de Santa María, sede episcopal de la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, fue levantada entre los siglos XVI y XVIII. Se considera que el martirio de los santos romanos Emeterio y Celedonio, patronos de la localidad riojana, tuvo lugar en la actual capilla bautismal, donde se levanta una imponente pila. En su interior también se conserva la custodia gótica de Ciprés.

JEREZ DE LA FRONTERA

La antigua Colegiata del Salvador, construida sobre la antigua mezquita, fue elevada al rango de Catedral debido a la creación en 1980 de la Diócesis de Asidonia-Jerez, con sede en Jerez de la Frontera. Original del XVI, fue parcialmente reconstruida en el XVIII. De entre sus capillas destaca la de la imagen, que alberga la talla del Cristo de la Vega, atribuido a Francisco de Heredia (siglo XVI).

 

FUENTES: GASSÓS, Dolores. Conocer España por sus Catedrales, Random House
Mondadori, 2006; SARTHOU CARRERES, Carlos. Catedrales de España, Espasa Calpe, 1952.

 

Anterior Entrega en este

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com