18 DE MAYO, DÍA INTERNACIONAL DE LOS MUSEOS

18/05/2013


 

 

Hoy la comunidad museística celebra el Día Internacional de los Museos con el lema Museos (Memoria + Creatividad) = Progreso Social, ya que, según el ICOM (Consejo Internacional de Museos), los museos, además de acercar el arte a los ciudadanos, tienen también como objetivo alentar la creación artística.

El lema propuesto en 2013 tiene también la intención de orientar sobre los aspectos museísticos en los que se debería profundizar; como es, entre otros, el nivel de concienciación de los ciudadanos acerca del papel que juegan los museos y los espacios culturales, en general, en el medio donde están ubicados y en el compromiso que tienen para trascender más allá de dichos límites, estableciendo un diálogo generacional permanente que toma como hilo conductor el patrimonio cultural que custodian.

Al ser el libro una herramienta fundamental para lograr lo anterior, este año el portal ha elegido un museo que conjuga ejemplarmente arte y bibliofilia: el Museo del Libro Fadrique de Basilea, inaugurado en Burgos en 2010 por la editorial Siloé, fundada en 1997 por Juan José García y Pablo Molinero, con el fin de centrar su actividad y sobresalir en la recreación facsimilar de los códices y libros que han marcado la historia del hombre.

Su nombre hace honor a Fadrique de Basilea, el impresor más importante que hubo en Burgos en el siglo XV. De origen germánico, se estableció en la ciudad castellana, donde ejerció su profesión durante más de 30 años, dejando tras de sí una importante estirpe de impresores. Se le atribuye la primera edición, en el año 1499, de La Celestina (Comedia de Calisto de Melibea), una de las obras capitales de la literatura española

La peculiaridad de este joven museo, que muestra su colección en una exposición didáctica con el objetivo de acercar al público este fascinante mundo, es que podemos "llevárnoslo a casa", ya que cualquiera de las obras y piezas expuestas pueden formar parte de la colección particular de los visitantes, pues, en general, todas están a la venta. Además, su gestión privada y su coqueto diseño recuerdan a los museos centroeuropeos.

 

 

Desde ayer, la sala de exposiciones temporales del Museo del Libro Fadrique de Basilea acoge El Libro de Horas de Luis de Laval, una muestra en cuyo diseño ha trabajado el Museo del Libro junto a tres alumnos de 14 y 15 años de edad del Colegio Liceo Castilla, que participan en Garex Project de Talentia for the World para potenciar el talento de los estudiantes en proyectos con empresas.

Desde el pasado mes de noviembre, y en sesiones quincenales, los alumnos han ayudado a documentar, diseñar y comunicar una exposición que hace un recorrido por el que está considerado el Libro de Horas más espectacular de todos los tiempos, del que Siloé, promotora del museo, está ultimando su edición facsimilar en exclusiva mundial, y cuyo original se custodia en la Biblioteca Nacional de Francia.

Los libros de horas son las joyas de la bibliofilia de los siglos XV y XVI mandados hacer por reyes, nobles y alto clero como libros personales de oración. Se convirtieron, por su belleza artística y lujo en símbolos de poder y ostentación y han llegado hasta nuestros días como obras de arte.

La exposición, que se puede visitar con carácter gratuito hasta el próximo 24 de noviembre, hace un recorrido por ese género; por el personaje de Luis de Laval, noble de la corte de Luis XI, prohombre de su tiempo y conocido bibliofilo; y por la singularidad y magnifica ejecución del libro, que cuenta con 700 páginas y 1.234 miniaturas, 157 a página completa, magistralmente ejecutadas en el último tercio del siglo XV por Jean de Colombe y Jean Fouquet, dos de los mejores artistas de su tiempo. Cada página es un auténtico cuadro, y el lujo en su contenido se demuestra en que todas las páginas del manuscrito está miniadas.

La última parte de la exposición hace referencia al trabajo de recreación que está llevando a cabo Siloé desde hace más de tres años, en lo que ha supuesto uno de los mayores retos de producción para la editorial burgalesa, ya que solo en el proceso de dorado se han invertido más de 4.900 horas de trabajo de pacientes artesanos. La edición, limitada a 898 ejemplares, tiene previsto salir a la luz a finales de este año.

Como sello de las exposiciones que diseña el Museo del Libro Fadrique de Basilea, la parte interactiva con el público queda, una vez más, patente en el recorrido ya que se han utilizado nuevas tecnologías en la difusión, en forma de realidad aumentada en los carteles promocionales. El público que se acerque al museo podrá también experimentar qué suponía colorear una miniatura medieval a través del mural gigante, que pretende ser completado de manera colectiva.

 

 

Escrito Relacionado en este

Escrito Relacionado en este

 

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com