LAS PINTURAS DE JOAN DE JOANES PARA EL RETABLO
DE SAN SEBASTIÁN (CARTUJA DE VALLDECRIST) EN VALENCIA

25/11/2009


 

 

La Generalitat Valenciana presentó ayer la tabla La Piedad, la única pieza que faltaba para completar el Retablo de San Sebastián, realizado por Juan de Juanes (Joan de Joanes) hacia el año 1540 para la Cartuja de Valldecrist (Castellón), una de las obras maestras de este gran artista del Renacimiento.

Durante largo tiempo, la tabla permaneció en paradero desconocido y, tras su identificación y adquisición en una subasta por la Generalitat para el Museo de Bellas Artes de Valencia, será exhibida temporalmente en dicha entidad junto al resto de piezas del retablo que proceden de diversas colecciones públicas y privadas españolas, en una muestra titulada Las Pinturas de Joan de Joanes para el Retablo de San Sebastián de la Cartuja de Valldecrist.

Esta Piedad, desconocida por la crítica especializada, apareció en el mercado artístico madrileño en Junio del presente año como pieza del círculo de Juan de Juanes. Al advertir desde el Museo de Bellas Artes de Valencia que la pieza se trataba en realidad de una obra autógrafa de Joanes, y que por medidas y estilo correspondía al panel central de la predela del referido Retablo de San Sebastián, se informó a la Dirección General de Patrimonio Cultural Valenciano, señalando el interés de la pieza y la justificación razonada de su compra.

En la exposición Joan de Joanes. Un Maestro del Renacimiento (Madrid, Fundación Santander Central Hispano, 3 de Pctubre al 26 de Noviembre de 2000) el museo valenciano propuso con argumentos sólidos la recomposición de este retablo y su procedencia a falta de una de sus pinturas que ahora han podido identificar.

Precisamente, para esta identificación se han tenido en cuenta las referencias literarias, concretamente el testimonio de fray Joaquín Lorenzo Villanueva, que en su Viage Literario a las iglesias de España (Madrid 1806, tomo IV, pp. 22-23) anota: “En la entrada del claustro, frente a la celda prioral, hay un pequeño oratorio con un altar precioso por sus pinturas, que son de Joanes: el cuerpo principal tiene pintado en el centro a San Sebastián asaetado; los colaterales son San Vicente Ferrer y San Bruno; en el pedestal está nuestro señor Jesucristo difunto en los brazos de su Madre antes de ser sepultado: los colaterales son San Roque y la Magdalena. Excede a estas pinturas la del remate del altar, composición digna de Rafael, en que Santa Ana y María Santísima sosteniendo al Niño Jesús en brazos, están leyendo las palabras que él les señala con el dedo escritas en un libro, y son estas: “quodcumque petieritis Patrem in nomine meo...”.

El panel titular que representa a San Sebastián (Museo de Bellas Artes de Valencia) fue adquirido por el Estado en 1994. El santo, atado a un árbol, aparece con las saetas sobre su cuerpo desnudo dirigiendo su mirada a un ángel que porta la corona y palma del martirio. La disposición de la figura se inspira en el San Sebastián de Yáñez de la Almedina (Dallas, Meadows Museum). Conviene subrayar en este San Sebastián de Joanes el paisaje, con un tratamiento panorámico al modo flamenco que tuvo que aprender el pintor a partir de la presencia en Valencia de obras flamencas, especialmente las pertenecientes a la colección de doña Mencía de Mendoza.

 

 

Flanqueando a la tabla del santo titular, en el cuerpo principal del retablo se ofrecen las figuras de cuerpo entero de San Bruno y San Vicente Ferrer (Museu Nacional d´Art de Catalunya, MNAC). Ambos santos se recortan sobre un paisaje de horizonte alto con un celaje cubierto de nubes. San Bruno, a la izquierda y con hábito de cartujo, sostiene un crucifijo y el libro de la regla de la orden; y a sus pies el báculo y mitra que aluden a su renuncia a la dignidad de obispo. San Vicente Ferrer, a la derecha, aparece con el dedo índice señalando al cielo y con la filacteria que suele acompañar su imagen.

En el ático, por encima de San Sebastián, se presenta la tabla de Santa Ana, la Virgen y el Niño (Madrid, colección particular), que responde puntualmente a la descripción de Fray Lorenzo Villanueva. La pose y actitud concentrada de Santa Ana en esta pintura se inspira en la Ana Selbdrit de Yáñez de la parroquia de San Nicolás de Valencia.

Finalmente, el banco o predela está compuesto por tres pinturas: La Piedad (Valencia, Museo de Bellas Artes) en el centro, flanqueada -a la izquierda- por La Magdalena Penitente y -a la derecha- por San Roque (Barcelona, colección particular). Los santos portan una doble aureola dorada sobre sus cabezas al igual que sucede con las figuras de Cristo y la Virgen en La Piedad. La Magdalena Penitente -en el interior de una cueva- ora arrodillada ante un altar, y San Roque, con el perro que le traía alimento al bosque, eleva su mirada ante la aparición del ángel con una filacteria: “Peste laborantes ad patrocinium rochi confugientes contagione illam truculentissima evasuros significo”. Esta leyenda latina responde a un fragmento del Compendium Vitae Sancti Rochi publicado en 1493.

La Piedad presenta en primer término el cuerpo de Cristo muerto sostenido por la Virgen y en el interior del sepulcro rocoso dos figuras, probablemente San Juan y José de Arimatea. Al fondo, se describe sumariamente el Calvario con las tres cruces, los cuerpos de los dos ladrones, soldados y una figuración de la ciudad amurallada de Jerusalén. Para la figura de Cristo, Joanes, como en otros casos en que representa la Piedad, se inspiró en la pintura de la Lamentación ante el Cuerpo de Cristo de Sebastiano del Piombo, custodiada por la familia Vich en Valencia.

Esta muestra no hubiera sido posible sin la generosidad de los prestatarios particulares y del Museu Nacional d´Art de Catalunya que han aceptado desprenderse temporalmente de sus obras para cumplir el objetivo de reunir este importante conjunto de la Cartuja de Valldecrist por vez primera tras la desamortización del siglo XIX, cuando se produjo la dispersión de sus pinturas. El Museo de Bellas Artes de Valencia muestra su agradecimiento a los propietarios de las obras, a la directora del MNAC, doña Maria Teresa Ocaña i Gomà, y a la Conselleria de Cultura y Deporte de la Generalitat que ha apoyado desde el principio este proyecto, recuperando para el patrimonio valenciano esta tabla de La Piedad de Joan de Joanes.

 

Hasta el 5 de Septiembre de 2010 en el Museo de Bellas Artes de Valencia
(calle San Pío V, nº 9) Horarios: de martes a domingo, de 10:00 a 20:00 horas; 
los lunes y los días 1 de Enero, Viernes Santo y 25 de Diciembre, cerrado.

 

Fotografía del Retablo Completo de la Agencia EFE

 

Volver         Principal

www.lahornacina.com