NUEVAS OBRAS DE FRANCISCO JAVIER MUÑOZ BOLUDA

03/01/2020


 

Nota de La Hornacina: noticia ampliada el 6 de enero de 2020.

 

 

Conjunto escultórico de la Adoración de los Magos para una colección particular, realizado en terracota policromada y estofada con pan de oro de 24 quilates, llegando a la altura máxima de 35 cm. Los Tres Reyes son nuevas piezas que se introducen a un Nacimiento realizado durante el año 2016. Vienen a completar la composición y enmarcar el antiguo misterio en sus dos costados laterales.

El simbolismo formal de las figuras tiene una significativa carga, ya que el autor ha tratado de alejarse del clásico estereotipo de los Tres Reyes Magos. La idea principal del proyecto viene desrrollada en el capítulo IV del libro "Jesús de Nazaret" escrito por Benedicto XVI, que dice: "Representan la expectación interior del espíritu humano, el movimiento de las religiones y de la razón humana hacia Cristo". Así pues, cada miembro de los Magos adquiere el papel de "expectación del espíritu", "la religión" y "la razón".

Por tanto, Muñoz Boluda ha tratado de reflejar dichas cualidades del ser humano de manera independiente, relacionando cada una de ellas con las tres edades del hombre:

 

La JUVENTUD, movida por la expectación del espíritu, fue quien puso en marcha la comitiva y, una vez llegado al destino, se refleja con curiosidad e interés; además, porta el regalo del oro en forma de corona, simbolizando el refrán "Juventud, divino tesoro".

La MADUREZ del hombre, basada en su razón y desarrollo intelectual, comprueba que han llegado al lugar correcto según les ha indicado la estrella. Porta la mirra como un ungüento que se aplicaba para embalsamar, siendo el más terrenal de los tres regalos.

La ANCIANIDAD, una vez reconocida la debilidad del cuerpo, se aferra a la religión como camino de salvación, postrándose ante el anunciado Mesías e incensando a Cristo. Así, su regalo será el incienso como ofrenda y oración.

 

 

Escultura de Jesús Niño como Divino Pastor, labrada por el escultor e imaginero de Campo de Criptana (Ciudad Real) en madera de cedro policromada (60 cm de porte), como imagen corporativa de "El Buen Jesús", fábrica de quesos manchegos que reabre su producción con una imagen renovada.

Desde sus inicios en 1994, dicha quesería, con sede en la villa manchega de Bolaños de Calatrava, recurrió en principio como imagen al Sagrado Corazón de Jesús, queriendo así ofrecer una marca personal que incidiera en su carácter "tradicional", desde la elaboración artesanal de sus productos hasta su logo, poniendo de manifiesto una fuerte personalidad marcada por sus principios y convicciones culturales y religiosos.

En la nueva reapertura del negocio, dentro de un ambicioso proyecto que recupera la quesería tradicional en pleno siglo XXI, han reformulado su imagen corporativa adaptada a la contemporaneidad. Así, "El Buen Jesús" es ahora un Divino Pastor que cuida de sus ovejas, principal tesoro de la finca.

El Niño, tomando como referencia el famoso lienzo del "Buen Pastor" pintado por Murillo, abraza a la oveja lechera con su brazo izquierdo mientras la mano derecha señala el suelo en el que acude a pastorear. Aparece sedente sobre un pequeño fragmento de cornisa a modo de antigua ruina, simbolizando con ello que "El Buen Jesús" se asienta sobre la antigua civilización/fábrica como el camino, la verdad y la vida.

 

Nota de La Hornacina: acceso a la galería fotográfica de las obras a través de los iconos que encabezan las noticias.

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com