ISRAEL CORNEJO

Jesús Abades (31/07/2022)


 

"Si un artista piensa que ya lo ha aprendido todo o cree que lo sabe todo, es el indicio de que está acabado"

 

 

Comenzamos hablando de una de tus últimas obras, que hemos publicado recientemente. Se trata del busto de una Virgen dolorosa que presentamos el mes pasado. Nos comentabas que con ella acababas un ciclo de grado superior de Dorado, Plateado y Policromía. ¿Qué tal ha sido la experiencia y qué te ha aportado?

Esta obra surgió a raíz de la pandemia. Me llamó la profesora del ciclo, Capilla López de Villalta, para decirme que volviera al mismo, pues tengo que decir que este ciclo lo había realizado yo en Málaga, hace veinte años, en la Escuela de Artes de San Telmo. En definitiva, Capilla nos llamó a mi pareja y a mí porque este ciclo lo habían convertido en un grado superior, y nosotros lo que teníamos hecho era un grado medio de dorado y policromía. Entonces vimos bien el volver a empezar otra vez con las clases porque siempre había tenido la morriña de volver a la Escuela de Artes, sentía la añoranza de volver otra vez al centro, y mira por donde, me llama la profesora para que volviera con el fin de cursar el nuevo grado superior, con la ventaja de que tenía convalidadas muchas asignaturas: de once o doce que eran, sólo tenía que realizar tres, por el hecho de que otras las tenía ya realizadas del curso anterior. Así que decidí realizar el grado superior, aunque me ha costado mucho trabajo porque tenía que asistir a las clases y esto tenía que compaginarlo con las horas de trabajo en el taller y un largo etcétera. Y bueno, después de veinte años, he ido a disfrutar y a desconectar, básicamente.

Eso te quería comentar. Después de tantos años de trayectoria eres de los que piensan que un artista nunca acaba de formarse por muchos años que lleve a sus espaldas.

Yo creo que si un artista piensa que ya lo ha aprendido todo o cree que lo sabe todo, es el indicio de que ese artista está acabado. Tú puedes saber una parte de tu arte, del desarrollo del mismo, pero nunca se termina de aprender ya que siempre hay novedades que surgen cada cierto tiempo; tienes que estar al día de ellas y, en ocasiones, ir aprendiéndolas. Actualmente hay mucha gente que hace cosas nuevas o que experimenta con ellas. También es verdad que no todo lo nuevo tiene porqué gustarte hacerlo, pero sí es verdad que, teniendo cada uno un estilo, es importante innovar si es posible dentro de tu propia personalidad.

¿Cómo definirías tu estilo artístico?

Pues lo definiría como un estilo clásico. Hay muchas formas de innovar, y yo las respeto, pero es verdad que mi estilo entra dentro de lo clásico.

¿Hay alguna técnica o estilo vigente entre tus contemporáneos que tienes claro que nunca practicarías?

Hay muchos estilos que lógicamente no comparto. Los respeto y no quiero decir que nunca los practicaré, quizás diga lo contrario y el año que viene me vea haciendo algo que nunca pensé que haría; como me ha pasado, por ejemplo, con los ojos de cristal, que he insertado pocos, pero los que estoy colocando los realizo yo. Quizás esos ojos no sean tan perfectos como algunos que se pueden comprar de forma industrial, pero ante estos retos prefiero hacerlos yo pues es algo que sale de mí. Nunca se puede decir que no haré tal o cual cosa.

¿En qué te encuentras trabajando actualmente?

Un proyecto importante, y del que ya tengo varias imágenes empezadas, es el grupo de figuras de misterio de la Hermandad de la Sentencia de Granada. Es un proyecto que se fue aplazando por el tema de la pandemia y actualmente estoy ejecutándolo, aunque no sé si para el próximo año se podrá estrenar.

También tengo el encargo de una dolorosa, la Virgen del Mayor Dolor, para la Hermandad del Gran Poder de Motril (Granada), que sustituye a una imagen antigua que es una Virgen de Gloria; otra dolorosa para la localidad granadina de Pinos Puente; la restauración de una dolorosa de Menorca; y arreglos de varias imágenes de tamaño natural, entre ellas el Nazareno de Villacarrillo, cuya dolorosa hice un par de años y se bendijo en 2021, y de algunas imágenes de pequeño tamaño que me han traído con distintas necesidades estructurales.

 

 

 

Cuando se trata de obras de culto público como las procesionales que tienes ahora en proyecto, y ves la devoción que la gente llega a tenerles, debe ser algo muy especial. ¿Cómo te sientes en este aspecto?

Creo que todos sentimos lo mismo, es un orgullo, ya sea una imagen para culto externo o interno. Pero he de decirte que, siempre que voy a la bendición de mis imágenes o las veo procesionar, suelo tener los pies en el suelo. Una vez que sale del taller, la obra pasa a ser del pueblo, y por mucha notoriedad que pueda darte, te quedas únicamente con el orgullo de que tu trabajo ha gustado, algo que, por otro lado, es muy positivo ya que supone un impulso para seguir en la brecha y mejorar cada día más.

¿Cuándo descubriste tu vocación artística?

Desde niño me gustaba dibujar y modelar con plastilina. Me acuerdo que en tercero de E.G.B. teníamos un profesor que, cada mes de mayo, montaba un altar dedicado a la Virgen María. No recuerdo bien cómo surgió aquello, la cuestión es que al final yo hice una virgen con cartón y con plastilina, y la madre de una compañera, que era costurera, le hizo unas ropas. Y bueno, luego le llevábamos flores y todo lo típico en estos casos. Pongo ese ejemplo porque creo que viene al caso. Ya desde niño me gustaba mucho y en ello sigo.

¿Qué artista o artistas son los que más te gustaban cuando empezabas?

Cuando comencé miraba mucho a mi tierra y me inspiraban Domingo Sánchez Mesa, Antonio Eslava, Francisco Buiza, Luis Álvarez Duarte, Dubé de Luque... Para un chaval que está empezando es lógico tener referentes y, en esa época, estos son los que me inspiraban. Creo que, al principio, todo artista se fija en el trabajo de otros y puedes llegar a tenerlos como referentes. Después te vas soltando y vas creando tu propio estilo.

¿En qué momento o con qué obra crees que conseguiste desarrollar tu estilo propio?

Pues no sabría que decirte, la verdad. No sé en qué momento o con qué obra podría decirse eso. Quizás, quienes conozcan mi obra, sean más capaces que yo mismo de identificar el momento o la pieza con la que empecé a ser Israel Cornejo Sánchez y dejé de usar los modelos que me inspiraban.

A una persona, por ejemplo, que fuera profana en la imaginería o estuviera poco interesada en ella, cómo harías para acercarla a la escultura sacra y pudiera valorarla como arte contemporáneo.

No sabría decirte, la verdad. A quien no le gusta el mundo de la imaginería es muy difícil poder llegar a convencerle de lo contrario. Me refiero, claro está, a la imaginería a la que nos dedicamos en gran parte de nuestras producciones, que es la procesional o de culto.

Lo que sí me ha pasado es que han venido extranjeros a mi taller, a veces para observar y otras veces para encargar una obra; pero vienen porque conocen mi trayectoria o se sienten atraídos por este tipo de piezas. Las personas que vienen de fuera se sorprenden mucho cuando ven nuestras manifestaciones religiosas. A veces no entienden la fiesta que se le monta a una talla en madera, no solo en la procesión, sino también en sus cultos, etcétera. Cuanto menos, les resulta muy llamativo porque muchas de ellas no son españolas o no son católicas. También es verdad que una cosa es ser creyente y otra muy distinta valorar el arte. Que una persona no sea creyente no quiere decir que no se le ponga el vello de punta viendo una talla.

¿Te encargas tú de todo el proceso de ejecución de una obra, sea del tipo que sea?

En el taller tengo la ayuda de una chica, Inma, que es la que me ayuda a hacer lo más engorroso del trabajo: lijado, dar la primera base de color... es decir, lo menos técnico. Aparte de ella, normalmente, trabajo solo. A veces tengo un alumno, que también echa una mano, pero realmente la gran mayoría de las veces estoy solo.

 

 

 

Quisiera saber si tu inspiración, según la obra a tratar, nace también de la realidad y si, aparte de lo que te pudiera pedir expresamente algún cliente, te inspira algún suceso o estado de ánimo.

Claro que sí, evidentemente. Cuando hice la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso para Villacarrillo (Jaén), hice una dolorosa acorde con su advocación, aunque también quería que fuese una imagen bella. Ahora me han encargado otra dolorosa con la misma advocación, y por tanto, tengo que ser consecuente tanto con su Hermandad como con la imagen de su Cristo, para que la Virgen vaya un poco acorde con el otro titular.

Hablabas antes de los retrasos que ha conllevado la pandemia en tu trabajo, como el misterio de la Sentencia de Granada. En tu caso, ¿cómo influyó la pandemia, aparte de estas demoras?

La pandemia retrasó muchas cosas en mi taller, pero por suerte siempre ha habido trabajo y hemos ido tirando. Tuvimos contratos y plazos que no pudieron cumplirse, pero ahora es cuando prácticamente nos estamos poniendo al día y todo lo que estaba retrasado ya está entregado, a excepción de las ocho figuras del misterio de la Sentencia de Granada por su mayor envergadura; ya que no solo se trata de finalizar las tallas, sino también de vestirlas, hacer la estructura arquitectónica que recuerde el pretorio de Poncio Pilato... todo eso es también un desembolso que tiene que hacer la Hermandad de la Sentencia, que como todas las hermandades, ha tenido un parón económico, por lo que tenemos que ir mirando mucho los tiempos y acabar las cosas muy bien. Por otro lado, la Sentencia y Maravillas de Granada es una hermandad muy señorial que siempre me ha gustado mucho, y para ella no se puede hacer tampoco cualquier cosa a la ligera.

Se te nota muy ilusionado con este proyecto aunque ya has realizado varios grupos de misterio. ¿Qué aportará tu nuevo misterio para Granada a nivel de composición, escenas, figuras, etcétera?

Cuando firmamos el contrato se decidió no dar datos sobre el tema. Lo único que puedo decir al respecto es que se están cogiendo modelos para todas las imágenes. Es lo único que puedo adelantar sobre este proyecto. Por lo demás, será mi tercer misterio en Granada, una tierra que quiero mucho y de la que estoy enamorado. Estoy muy contento porque se hayan acordado de mí otra vez.

Mi primer misterio granadino para la Hermandad de los Estudiantes fue una apuesta fuerte ya que, en un principio, no me llamaba nada la atención. Yo pensaba que lo mejor era hacerle una peana de carrete con espejos, cornucopias y guirnaldas, pero no, ellos querían un misterio y estuvimos varios años para ver qué hacíamos porque la imagen del Cristo titular es de tamaño académico, y en estos casos hay que estudiar muy bien las proporciones para que el Cristo no se vea ridículo de dimensiones ni las imágenes resulten demasiado grandes. Estuve mucho tiempo viendo qué hacer y cómo hacerlo para que todo quedara bien y, al final, gustó mucho el resultado; de hecho, al año siguiente fue el cartel oficial de la Semana Santa de Granada.

En el caso de la Escuela granadina se afirma que es la escuela de imaginería más personal de toda España, ya que las otras escuelas tuvieron influencias de otras escuelas y modelos extranjeros. Sin embargo, en Granada, con autores como José de Mora, José Risueño o Torcuato Ruiz del Peral, consiguieron modelos muy personales dentro de la estética del dolor y del sentimiento hispano. ¿Estás de acuerdo con esta opinión?

Completamente. Además, Granada fue la base de la imaginería andaluza con autores como Pablo de Rojas, Alonso Cano... es decir, las firmas más importantes surgieron de Granada. Martínez Montañés y Pedro de Mena partieron de Granada, que fue como un epicentro, y a partir de ahí, se crearon la Escuela Sevillana y la Escuela Malagueña de imaginería. Después es destacable la Escuela genovesa en tierras gaditanas, pero entiendo que sus artífices emigraron desde Génova hasta Andalucía y ya traían sus maneras. Pudo haber estilos o escuelas más influyentes, pero considero que el foco más importante, y desde donde partió todo, fue Granada. Aunque luego en zonas como Sevilla se hiciera más cantidad de obras que en Granada, esta última fue la cuna.

¿Has trabajado alguna vez para el extranjero o toda tu obra se centra en España?

Alguna vez, pero mi trabajo para el extranjero ha sido para particulares, no para ninguna asociación ni nada grande. He hecho tres restauraciones para Canadá y una obra nueva para el mismo cliente. También para México, Francia, una Virgen para New Jersey (Estados Unidos), que fue además de las primeras que hice, y una Santa María Magdalena para Reino Unido.

 

 

 

Israel, dinos una obra con la que has tenido especial complicidad desde el primer momento.

Tendría que nombrarte varias, pero si quieres que sea muy muy explícito, una de la que estoy muy orgulloso, no sólo por su calidad y su repercusión, es la que considero por ahora "la obra de mis obras", la Virgen de los Remedios de la hermandad granadina de los Estudiantes. A raíz de esta imagen se me abrieron muchas puertas, no solo en Granada, sino en el resto de Andalucía y también en España. La Virgen de los Remedios es una obra que, aunque tiene algunos errores de principiante, le tengo mucho cariño y respeto. A fecha de hoy, si me dicen que me tengo que quedar con una imagen de todas las que he hecho, la elijo a ella.

Por otra parte, también es verdad que, lógicamente, de las últimas obras que haces es de las que te sueles sentir más orgulloso. Tengo la Borriquita de Padul (Granada), la Borriquita y el Resucitado de Ronda (Málaga), la Borriquita de Vélez-Málaga, el Resucitado de Algeciras, el Nazareno de Alhama de Granada, la Virgen del Mayor Dolor de Villacarrillo, una obra de la que ya hemos hablado varias veces y de la que estoy muy contento... Si sigo así no termino, porque cada una de mis obras tiene algo especial de lo que estoy orgulloso.

No hemos dicho nada de otra dolorosa reciente que he entregado y la última, la Misericordia Reina de los Mártires para Málaga, una obra que se ha hecho para sustituir a la anterior. Ellos querían arreglar la que tenían antes porque, en su opinión, la imagen tenía unas carencias que era necesario corregir. Finalmente, lo que se propuso fue un cambio de obra, una nueva dolorosa, aunque me pidieron que me basara un poco en lo que había antes para que no fuera un cambio tan radical. Querían el mismo modelo de dolorosa castiza y andaluza. Polémicas aparte ante su sustitución, yo estoy muy contento con mi obra.

Cuando presentamos el busto, uno de nuestros seguidores nos dijo que eras el escultor de la Virgen Dolorosa. Nosotros, personalmente, no estamos muy de acuerdo con esa apreciación porque valoramos mucho creaciones masculinas tuyas como el Cristo de la Entrada en Jerusalén o el Resucitado, así como figuras de misterio como San Juan Evangelista y varios soldados romanos. Creo recordar también que alguna de ellas participó hace poco en una exposición de Granada que trataba sobre los "villanos" en los misterios procesionales.

Yo me encuentro igual de a gusto trabajando en una imagen de la Virgen Dolorosa como en una imagen masculina, ya sea un Cristo o una imagen secundaria. Lo mismo de orgulloso estoy de la Madre de Dios de Jaén, que también es una de mis imágenes más queridas, que de la Pura y Limpia de Baeza, que del Resucitado de Algeciras, por nombrarte solo algunas. Es decir, cada obra tiene para mí un significado, un sentido y un estudio. También es verdad que el mal ladrón del misterio de los Estudiantes quizás sea el menos potente de todos, ya que considero que los demás tienen más fuerza, como más acabado. También puedo mencionar el San Juan y la Magdalena del Resucitado granadino de Regina Mundi, ambos basados en la Escuela granadina, hechos por y para Granada, los dos dignos de mención. Ahora la guinda va a ser el misterio de la Sentencia, porque ahí nos estamos poniendo a la altura de una imagen de los Mora, el Cristo de la Sentencia, un Ecce Homo maravilloso y una de la imágenes sagradas más importantes que hay en Granada. Aun así, creo que no se tiene que escatimar nunca en la realización de una obra sea para donde sea, porque de esa imagen se hablará y llegará a muchos sitios. Siempre cada obra te sirve de reclamo para un nuevo encargo.

Te iba a preguntar si, a pesar del éxito de tus obras en nuestro portal, has conocido las injurias hacia tu trabajo, aunque por lo que comentado antes de la Reina de los Mártires de Málaga, la respuesta sea afirmativa.

Creo que las injurias las hemos conocido todos los artistas, otra cosa es como tú te las tomes. También ha habido entrevistas en las que se han tergiversado mis palabras y un largo etcétera. Con estas cosas lo mejor que se puede hacer es incluirlas dentro del aprendizaje de tu trayectoria profesional.

¿Y el porqué de esas críticas? ¿Por cuestiones económicas, egos personales o por acaparar encargos?

De las tres cosas que has dicho me decanto por los egos personales, porque aquí hay trabajo para todo el mundo. Estoy convencido de que es por ese motivo.

Me gustaría preguntarte cuál ha sido, hasta ahora, el momento más memorable de tu trayectoria, el que recuerdas con más cariño.

Creo que el momento más bonito que he vivido fue la llegada de la Virgen de los Remedios a Granada. Yo había realizado la Virgen del Mayor Dolor de Vélez-Málaga para la Hermandad de los Vigías, una obra que tuvo muchas críticas; sobre todo en Vélez, fuera del pueblo tuvo menos. Después hice la Virgen de la Candelaria para Málaga e inmediatamente después llegó la de los Remedios de Granada. Creo que tanto la acogida que tuvo esta última en la ciudad de Granada, unida al recibimiento que me dieron, me dejó marcado.

Después también he tenido cosas muy buenas en mi trayectoria como la Madre de Dios de Jaén, que este año ha estrenado paso de palio, o la Virgen del Carmen de Huelva, que salió el pasado día 16 de julio. Cada imagen tiene una historia y de cada una tienes un recuerdo, pero insisto en que creo que la que más me ha marcado ha sido la Virgen de los Remedios de Granada, como he dicho anteriormente.

 

 

 

A pesar del cariño que sientes por Granada y lo bien, como has dicho, que te tratan allí, sigues siendo muy fiel a tu ciudad natal, Vélez-Málaga. ¿Qué tiene tu pueblo al que sigues siendo tan incondicional?

Pues mira, ha habido artistas de mi tierra que se han ido y están trabajando fuera, cosa que respeto, pero yo he tenido el amor propio de quedarme en mi tierra y, gracias a esto, vienen hermandades de otras ciudades a encargar sus trabajos en Vélez-Málaga. Es cierto que estuve a punto de irme a Granada hace unos años, pero decidí quedarme y llevar a mi tierra por bandera. Esto no quiere decir que, en un futuro, pudiera haber circunstancias que me obligaran a irme, pero hasta ahora estoy establecido en mi ciudad, en mi casa-taller donde trabajo y me siento a gusto. Por otro lado, quiero aclarar que, aun siendo de Vélez-Málaga, si me nombras una capital, me quedo con Granada. Yo en Málaga me he sentido despreciado en todo lo que he hecho, y en todos los sentidos se me ha difamado y me han hecho pasar un calvario horroroso. En Granada no ha sido así, todo lo contrario, allí he tenido trato con muchísimas de las hermandades que, además, me han llamado para solucionar algún problema de articulaciones o brazos, cambio de pestañas, etcétera, y con ninguna he tenido ni un sí ni un no. Para mí la de Granada es mi Semana Santa.

¿Te sientes, por tanto, más querido en Vélez-Málaga y Granada que en Málaga capital?

Efectivamente. También me siento muy querido en Jaén y en su provincia, para la que tengo algunos proyectos, igual que en Almería o Córdoba. Y por seguir nombrando, creo que tengo imágenes en todas las provincias andaluzas, algunas son de envergadura y otras son para particulares, como es el caso de Sevilla, una ciudad en la que no tengo ninguna imagen procesional pero en la que sí he trabajado para muchos particulares.

Dime una obra clásica que te haya marcado profundamente.

Podría decirte Jesús de la Sentencia de Granada, una maravilla de la que hemos hablado. Una cosa es verlo en su paso o en su altar y otra muy distinta es verlo de una forma mucho más cercana como lo he podido ver yo. También el Cristo del Silencio de Granada es un portento. La gente suele decir que el Cachorro es la cumbre del barroco, no digo que no, pero me pregunto si se han parado a mirar al Cristo del Silencio, una obra que es un punto y aparte en la imaginería. Actualmente, mucha gente se está decantando por obras muy realistas y descarnadas. Pues eso mismo ya lo puso en práctica José de Mora con el Cristo del Silencio. Es decir, ya todo está inventado, lo que pasa es que nos repetimos y cada artista hace una lectura distinta en cada obra o un retrato a lo divino de algo, pero está todo inventado. Si me pides una obra maestra de la imaginería, creo que te diría el cristo granadino del Silencio que talló José de Mora.

Y si te pidiera una obra de un imaginero contemporáneo o una obra recientemente creada en las últimas décadas. ¿Hay alguna que te ha impactado o te ha gustado especialmente?

Últimamente, no. Pero sí que considero que el mejor de los mejores es Paco Romero Zafra. Muchas de sus dolorosas y de sus cristos me parecen muy interesantes, sobre todo porque no pierden la unción sagrada. Ahora mismo creo que se está confundiendo el retrato o la nueva teatralidad humana que tiene una obra, y se está perdiendo la unción que debe tener toda obra de imaginería. De Paco Romero siempre me han gustado su policromía y sus acabados, y por supuesto, su estilo. Yo creo que Paco es de lo mejor.

Para terminar, te quiero pedir, como escultor, imaginero y artista que eres, que nos digas ese sueño tan anhelado que te queda por cumplir en tu profesión.

Pues mira, lo he leído a varios escultores en entrevistas y estoy de acuerdo con ellos. Coincidimos en la realización de una Piedad, que en mi tierra se le llama Virgen de las Angustias. Es un conjunto que pocos artistas tienen el privilegio de llegar a hacerla. Poder realizar a una Virgen sosteniendo a Cristo muerto en brazos sería espectacular porque uniría a la Madre con el Hijo, creo que sería un encargo maravilloso.

 

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com