LAS OBRAS DE ARTE DEL CORPUS DE SEVILLA

Jesús Abades. Con fotografías de Alfonso Vidán


 

Organizada por el Cabildo de la Catedral de Sevilla, la procesión del Corpus Christi en la ciudad andaluza saca a la calle valiosas piezas de escultura y orfebrería de las que ofrecemos a continuación una breve descripción.

 

 

Santa Ángela de la Cruz

Obra del escultor e imaginero sevillano José Antonio Navarro Arteaga que procesionó por primera vez en el año 2010. Se trata, por tanto, de la última escultura en incorporarse al cortejo. Es una talla completa de la santa hispalense, labrada en madera de cedro policromada al óleo con una altura de 170 centímetros.

 

 

Santas Justa y Rufina

Obras documentadas del célebre artista sevillano Pedro Duque Cornejo y Roldán (1728), nieto del maestro Pedro Roldán. Como todas sus obras femeninas, poseen gran elegancia formal, así como rostros bellos y aniñados. La Giralda de plata que figura entre ambas, siguiendo la iconografía habitual de estas santas mártires nacidas en la capital hispalense, es obra del platero Juan de Dios (1722).

 

 

San Isidoro

También se considera una obra labrada por el mencionado Duque Cornejo (1741), quien en este caso se limitaría a realizar la cabeza y las manos del santo que llegó a ser Arzobispo de Sevilla, pues los agitados ropajes se encuentran ricamente cincelados en plata de ley.

 

 

San Leandro

Igualmente Arzobispo de Sevilla, nos remitimos para su descripción a lo dicho respecto a la imagen anterior de Duque Cornejo, pues además de notables semejanzas estilísticas, también coinciden en lo que se refiere a los materiales, la fecha y la paternidad artística.

 

 

San Fernando

Magnífica obra del prestigioso artista sevillano Pedro Roldán (1671), realizada para presidir un monumento llevado a cabo por el pintor Juan de Valdés Leal, colaborador de Roldán en las tareas pictóricas, con motivo de las fiestas de canonización del rey santo que tuvieron lugar en la capital hispalense. El Patrón de Sevilla, tallado en madera policromada, va parcialmente revestido durante la procesión con larga capa real.

 

 

Inmaculada Concepción

Obra del artista palentino, afincado en las ciudades de Cádiz y Sevilla, Alonso Martínez (hacia 1650-1660). La imagen es seguidora del popular modelo de La Cieguecita, conservado también en el templo metropolitano, que unas décadas antes estableciera el maestro Juan Martínez Montañés.

 

 

Niño Jesús

Multitud de réplicas se conocen de esta popular estatuilla en madera policromada, labrada en el año 1607 por el afamado artista de Alcalá la Real (Jaén), afincado en Sevilla, Juan Martínez Montañés. Es titular de la Hermandad Sacramental del Sagrario. La imagen, revestida con túnica, se identifica con la iconografía de Cristo Eucarístico, portando la Sagrada Forma en la mano izquierda mientras bendice con la diestra.

 

 

Custodia Chica o de la Santa Espina

Interesante pieza en plata de ley, atribuida al orfebre Francisco de Alfaro (finales del siglo XVI), que antes de portar la reliquia de la Santa Espina de la corona de Cristo, llevó la del Santo Lignum Crucis. Fue realizada originalmente para el Convento de Madres Dominicas de Nuestra Señora del Vado, de Gibraleón (Huelva), siendo adquirida por el Cabildo Catedralicio en el año 1756.

 

 

Custodia Grande

Colosal obra del orfebre leonés Juan de Arfe y Villafañe (1580-1587), miembro de una afamada saga de plateros españoles. Una de las más deslumbrantes custodias procesionales de España. Tiene 380 centímetros de altura y en su ejecución se emplearon más de 350 kilogramos de plata, la mayoría procedente de América. Ha conocido numerosas reformas y añadidos, como los realizados por Francisco Merino (1588), Francisco de Alfaro (1597), Juan de Segura (1668) y Juan Ruiz (1814). El ostensorio que porta es del siglo XVIII y está cincelado en oro de ley.

 

 

Nota de La Hornacina: Las fotografías en blanco y negro
pertenecen a la Procesión del Corpus sevillano en el año 1929.

 

Volver         Principal

www.lahornacina.com