FÁCIEM TERRAE (I)

Jesús Abades y Sergio Cabaco


 

Símbolos del gran arraigo que tuvo el cristianismo en España durante los años de su construcción, las catedrales se erigen hoy en día como un testimonio de grandes celebraciones religiosas y monumentos de primer orden en el lugar donde fueron levantadas.

Con este trabajo, comenzamos unos especiales en los que resumiremos los aspectos más destacables de las que se conservan actualmente en nuestro país, lamentablemente no siempre en aceptable estado de conservación, para lo cual contamos con fotografías históricas de gran calidad que ilustran detalles en concreto.

 

 
 

BARCELONA

El edificio, de estilo gótico, comenzó a construirse en 1298, siendo concluido en 1454 a falta de la fachada principal y el cimborrio, que no se levantaron hasta finales del XIX. En la imagen, podemos ver un detalle del coro, provisto de dos sillerías, cuyos relieves y figuras datan del siglo XV. Los sitiales ostentan los escudos de armas de los caballeros de la Orden del Toisón de Oro, cuyas reuniones se celebraban en la catedral.

MALLORCA

Su estilo es gótico y su construcción se prolongó desde el siglo XIV hasta 1601. Fue reparada tras los daños sufridos en 1851 por un terremoto y, a principios del siglo XX, Gaudí intervino en ella para realizar obras como el baldaquino del retablo mayor. Miquel Barceló ha ejecutado recientemente un mural cerámico para la Capilla del Santísimo. En la imagen vemos el púlpito plateresco, de traza octogonal, obra del aragonés Juan de Salas. 

 
 

 
 

TERUEL

El mudéjar turolense quedó establecido con la construcción, entre los años 1257 y 1258, de la torre del que, por aquel entonces, era el templo dedicado a Santa María de Mediavilla, cuyo rango de catedral alcanzó en el siglo XVI. Del XIII data también la magnífica techumbre mudéjar de madera de la catedral, mientras que la mayoría del resto de sus elementos fueron levantados en el XVI, siguiendo líneas renacentistas y gótico-mudéjares. 

SEGORBE

El edificio gótico, original del siglo XIII, fue concluido en el XV y quedó profundamente remodelado a finales del XVIII  y principios del XIX bajo los cánones neoclásicos. Solo se libraron de las reformas la torre de la catedral y el espléndido claustro, de planta trapezoidal para adaptarse a la muralla a la que fue construido, que podemos ver en la imagen. La catedral fue elevada al rango de basílica por Juan Pablo II en 1983.

 
 

 
 

OVIEDO

Aunque su primitiva construcción se remonta a mediados del siglo VIII, siendo reedificada por Alfonso II durante la centura siguiente, el templo que actualmente contemplamos es de estilo gótico, comenzado a finales del siglo XIV y concluido a mediados del XVI, con añadidos posteriores de época barroca. Del periodo prerrománico conserva la Torre de San Miguel y la llamada Cámara Santa o Cámara de las Reliquias, con bóvedas y esculturas del XII e importantes reformas barrocas practicadas en el XVIII. En la imagen, uno de los sepulcros.

VALENCIA

La dilación de sus obras a lo largo del tiempo ha provocado que la Catedral de Valencia sea una mezcla de los estilos románico, gótico y barroco. Procedente de Roma tras pasar por varias ciudades españolas, se conserva en su interior, desde 1437, el Santo Grial, un cáliz de orfebrería que, según la tradición, fue usado por Cristo durante la Última Cena. Es muy famosa también la torre, apodada Miguelete o Micalet por colocarse la campana el día de San Miguel. En la imagen, la fachada conocida como Puerta de los Hierros, de estilo barroco.

 
 

   
   

ORIHUELA

La primitiva parroquia de la localidad levantina, elevada al rango de colegiata por el Papa Luna a principios del siglo XV y al de catedral por Julio II un siglo despúes, es de estilo gótico, con elementos renacentistas y barrocos en su interior, y comenzó a construirse a comienzos del siglo XIV. El claustro fue añadido al conjunto en el año 1942, procedente del antiguo Convento de la Merced. En la imagen, podemos ver el gran retablo barroco de la Virgen del Rosario, encargado en 1735 a Bartolomé Perales y concluido por su hijo Antonio.

MURCIA

Tras la reconquista del Reino de Murcia se procedió a la reinstauración de la antigua Diócesis de Cartagena; sin embargo, por influencia del infante Alfonso, hijo del rey Fernando III, la sede episcopal se trasladó a Murcia aunque se conservó la antigua denominación que hace referencia a la ciudad portuaria. La catedral es una obra gótica del siglo XIV, con importantes añadidos de las etapas renacentista y barroca, entre los que sobresale el imponente imafronte realizado por Jaime Bort (1742-1752), concebido a modo de gran retablo. 

 
 

   
   

ALBARRACÍN

Declarado Conjunto Histórico-Artístico por su bien conservada impronta medieval y su peculiar orografía, la villa de Albarracín posee un interesante templo catedralicio del siglo XVI cuya estructura se mezcla con la de otras construcciones antiguas de la serpenteante población. Es de estilo renacentista, con bóvedas levantadas bajo las directrices del gótico tardío, y en su interior conserva notables obras de arte como el Retablo de San Pedro que aparece en la imagen, obra de Cosme Damián Bas (1573) aunque algunos lo relacionan con la producción de Juan de Salas.

ZARAGOZA

La Seo del Salvador, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ofrece una amalgama de estilos tan dispares como el románico, el múdejar, el renacimiento o el neoclásico, que la convierten en un ejemplar de gran exotismo y originalidad. En la imagen, vemos un detalle del retablo mayor, obra maestra del arte gótico del siglo XV. Realizado en madera y alabastro, su autoría corresponde al catalán Pere Joan, pero las tres escenas centrales de la Epifanía, Ascensión y Transfiguración fueron reemplazadas por otras labradas por el imaginero alemán Piet d'Anso.

 
 

   
   

TARAZONA

Levantada en estilo gótico-mudéjar sobre el primitivo templo románico, del que se conservan algunos elementos, sobresalen del conjunto el original claustro gótico, el cimborrio y la espléndida torre, éstos últimos de impronta mudéjar tal y como corresponde con la arquitectura popular de Aragón. Tras un largo y complejo proceso de restauración, que motivó el cierre de la catedral en 1985, será reabierta al público en el año 2008.

GIRONA

De la antigua catedral románica subsisten el claustro y la torre que podemos ver en la imagen. El resto es gótico y procede de la construcción realizada entre los siglos XIV y XV. De carácter macizo, a la vez que estilizado, el templo posee una única nave de grandes dimensiones, la segunda más ancha del mundo, que culmina en un presbiterio adornado por un altar mayor de plata, esmaltes y pedrería, obra de Bartomeu (1320-1357).

 
 

   
   

JACA

Obra primeriza del románico en España, muchos artistas se inspiraron en la Catedral de Jaca para construir templos del mismo estilo a lo largo del Camino de Santiago. Joya de finales del siglo XI, posee añadidos góticos de importancia en las naves, tal y como podemos observar en la fotografía, así como renacentistas y barrocos de menor entidad en las portadas y en los púlpitos. El ábside posee pinturas de Bayeu, cuñado de Goya. 

BARBASTRO

Dedicada a Santa María de la Asunción, fue construida durante el primer tercio del XVI bajo el gótico tardío, aunque se advierte en su estructura los planteamientos propios del renacimiento. Las tres naves que conforman su interior, de gran altura, presentan vistosas bóvedas estrelladas. Asimismo, es destacable el retablo mayor, comenzado por Damià Forment. Fue enriquecida a lo largo de los siglos XVII y XVIII con retablos y portadas barrocas. 

 

FUENTES: GASSÓS, Dolores. Conocer España por sus Catedrales, Random House
Mondadori, 2006; SARTHOU CARRERES, Carlos. Catedrales de España, Espasa Calpe, 1952.

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com