RESTAURACIÓN DE AETOS PARA ADRA (ALMERÍA)

Con información de Enrique Salvo Rabasco


 

 
 
Estado inicial y final del rostro

 

Introducción

El taller malagueño AETOS RESTAURA S.L. que regenta Enrique Salvo Rabasco, en colaboración con el restaurador Francisco Javier Gómez Rodríguez, ha restaurado este interesante Cristo Crucificado, obra de Alonso de Mena (1623), que se venera en el municipio almeriense de Adra.

Se trata de un Crucificado realizado en madera de pino policromada, de tamaño natural (155 cm de altura). Antaño llamado Cristo de las Penas, fue identificado como pieza del escultor e imaginero granadino por el historiador Javier Sánchez Real. Se venera en la Parroquia de la Inmaculada Concepción.

 

 
     
     
Ensamble de la mascarilla
 
Extracción de la tapa de la espalda
     
     
 
     
     
Espigado en fibra de vidrio
 
Testigo de la espalda y original calcinado

 

Análisis artístico previo a la restauración

La imagen presentaba tres intervenciones sobre la original: una primera de principios de siglo XX, realizada con motivo de un incendio en la parroquia, en la que se repintó todo el Crucificado; sobre ésta se llevó a cabo otra después de la Guerra Civil, y en los 80, un escultor e imaginero granadino intervino sobre la escultura destruyendo toda la policromía original y aplicando una nueva absolutamente personal.

Afortunadamente, en este proceso se conservó la policromía original en la espalda, recovecos y abdominales del Crucificado. Todo ello sirvió para reconstruir cromáticamente la escultura. También se ha recuperado la decoración original del paño de pureza. Estos restos de policromía original se encontraban calcinados, por lo que hubo que limpiarlos con sumo cuidado y consolidarlos aplicando presión y calor.

Por otra parte, en la intervención de los años 80 del siglo pasado, se suprimieron las piezas de madera de los hombros que ensamblan los brazos al torso, reforzándose con pletinas metálicas. Dado que no se tuvieron en cuenta las tensiones de la madera, que era madera muy moderna, y que el hierro en unión con la madera genera incompatibilidades, se generaron grietas, por lo que ha habido que sustituir dichos elementos metálicos por nuevas piezas de madera de pino viejo, talladas, estucadas y reintegradas.

En esta misma intervención se dejó activa una colonia de insectos xilófagos que seguía devorando el soporte lígneo de la imagen, llegando a eliminar un 40% del total de la madera del Crucificado.

 

 
     
     
Estado final (vista general)
 
Estado final (torso)
     
     
 
     
     
Estado final (pies)
 
Estado final (perfil del rostro)

 

Proceso de intervención (I)

Para erradicar los xilófagos se sometió al Cristo a un tratamiento de desinsectación en Autoclave, que por Vacío acabara con la plaga. Todo ello se consolidó con varios litros de Paralloid por inyección.

Así mismo, se ha retallado y resanado la cruz, se le ha aplicado un tinte a base de nogalina y ceras, y se han dorado los nudos. Otra de las novedades ha sido la realización de un INRI en cedro policromado.

Se ha cambiado el sistema de sujeción del Cristo a la cruz, ya que el que tenía consistía exclusivamente en un tornillo que atravesaba el perizoma. Ahora se ha preparado otro que se sujeta en el interior del Cristo sin generar tensiones y es mucho más estable, tanto para el Crucificado como para el madero.

Se han eliminado todos los clavos y objetos metálicos y se han sustituido por varillas de fibra de vidrio, que llevan a cabo la misma función pero no genera incompatibilidades con la madera.

 

 
     
     
Cruz retallada sin INRI
 
Cruz retallada con INRI
     
     
 
     
     
Dorado y patinado de los nudos de la cruz
 
Retallado de los hombros del Cristo

 

Proceso de intervención (II)

La reintegración cromática de la obra se ha llevado a cabo con pigmentos al barniz, usando un tratamiento de abstracción cromática por puntillismo (estarcido).

Para documentar correctamente la reintegración cromática del Cristo de Adra viajamos a las localidades de Priego de Córdoba (Córdoba), Carcabuey (Córdoba) y Granada para observar otros crucificados del mismo autor, que presentan similares características y se veneran en templos de dichas ciudades.

 

     
     
Estado inicial y final de los pies
     
     
 
     
     
Elementos a restaurar
 
Estado final del rostro

 

Noticia Relacionada en este

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com