LA RESTAURACIÓN DE LA IGLESIA DE SANTA MARÍA
DE LOS REALES ALCAZARES EN ÚBEDA (JAÉN)

25/09/2008


 

 

Ni más ni menos que veinticinco años lleva cerrado por restauración el templo de Santa María de los Reales Alcázares, el más importante de Úbeda junto con la Sacra Capilla de El Salvador. El 18 de julio de 1983 se dio cerrojazo a una iglesia que, para más inri, ha sufrido desde entonces aberrantes intervenciones que han dañado su interior y alterado irremediablemente su aspecto primitivo.

En el año 1986, tras llevarse a cabo unas actuaciones de urgencia, el arquitecto Isicio Ruiz de Albusac derribó las bóvedas barrocas de yeso, construidas en el siglo XVIII, lo que provocó la ruina total del edificio. Por si fuera poco, retiró retablos, lápidas sepulcrales, la pila bautismal, escudos episcopales, rejas, losas de piedra y demás elementos de incalculable valor que atesoraba el templo.

Seis años más tarde, Enrique Venegas se haría cargo de la rehabilitación de la iglesia, llevando a cabo con gran acierto el refuerzo de sus cimientos, pilares, muros y arcadas con el fin de consolidar su estructura. Sin embargo, se ha colocado un artesonado de madera que, pese a intentar imitar el primitivo, resulta totalmente desacertado. Así mismo, ha resultado dañada la cripta y, junto con vidrieras de saldo, se han dispuesto mármoles y suelos cerámicos de discutible calidad que le dan al templo, en palabras de Manuel Madrid Delgado, el aspecto de un gigantesco cuarto de baño.

El pasado 18 de julio, al cumplirse el 25 aniversario del cierre de Santa María de los Reales Alcázares, el portal Cruz de Guía realizó una gran iniciativa convocando a cada uno de los ubetenses a protestar con 25 velas pequeñas encendidas, tantas como años lleva cerrada la iglesia, por las obras que han desvirtuado su imagen y destruido parte de su patrimonio. También se han instalado recogidas de firmas en varios puntos de la ciudad.

Las protestas, a las que hay que sumar las de los turistas que visitan la ciudad y se encuentran con el templo cerrado, se dirigen principalmente hacia la mala gestión de la Junta de Andalucía y la administración local en la rehabilitación del templo, las nefastas intervenciones que han hecho desaparecer siglos de arte e historia, y la desidia y apatía del pueblo ubetense, que ha permitido que todo esto suceda. 

Nos sumamos a las protestas de estos ciudadanos de Úbeda y pedimos también la aceleración de las obras para una pronta apertura, la recuperación del máximo posible de su aspecto original y la agilización de las obras de otros templos de la ciudad que se encuentran cerrados por restauración, caso de la Iglesia de la Trinidad.

 

Si quieren denunciar cualquier tipo de agresión al patrimonio histórico-artístico
de su ciudad, diríjanse a nuestra dirección de correo electrónico

lahornacina@lahornacina.com

 

Web Relacionada en este

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com