EL RELIEVE CENTRAL DEL DESAPARECIDO RETABLO MAYOR
DEL TEMPLO PARROQUIAL DE CAZALLA DE LA SIERRA (SEVILLA)

José Manuel Fernández (14/02/2018)


 

 

El pasado diciembre fuimos testigos, a través de los medios, de la devolución provisional de las obras de arte del Monasterio de Sijena. La unión de los habitantes de Villanueva de Sijena, en defensa de su patrimonio, ha dado sus frutos y es una buena noticia que las obras artísticas estén en su lugar de siempre, pero estoy totalmente en contra de aquellos que han intentado convertir esta devolución en una afrenta "nacionalista".

En relación con Sijena, el motivo por el que el juez ha ordenado la devolución de algunas de las obras del monasterio aragonés es que fueron vendidas ilegalmente, después de la declaración del convento como Monumento Nacional en el año 1923. La ley dice que un edificio declarado Monumento Nacional -hoy Bien de Interés Cultural (BIC)- conlleva que todo lo que hay dentro del mismo se encuentra protegido, y por lo tanto, cualquier acción sobre dichos edificios debe contar con la autorización del responsable cultural, conforme a las leyes de Patrimonio que protegen la unidad del monumento. Lo anterior tiene además el agravamiento que la persona que vendió no estaba autorizada para ello.

Lo sucedido con las piezas del Monasterio de Sijena ha provocado que algunas voces se levanten pidiendo la devolución de otras piezas que desaparecieron de sus lugares de origen tras los sucesos de 1936, y precisamente este caso pudiera guardar similitud con el relieve labrado en madera que formaba parte del desaparecido retablo mayor de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Consolación de Cazalla de la Sierra (imagen superior) y que actualmente se encuentra expuesto en el Museo Frederic Marés de Barcelona. Se trata de la tabla central del retablo realizado por Juan de Oviedo y de la Bandera, "el Mozo", entre los años 1592 y 1607.

Dicho retablo fue contratado el 9 de noviembre de 1592 y habría de realizarse en tres años, plazo que no se cumplió, dilatándose su terminación hasta el 22 de noviembre de 1607. Juan de Oviedo ejecutaría la arquitectura y la escultura, y las pinturas y policromía estarían a cargo de Francisco Cid y Vasco de Pereira. Según el contrato, la madera sería de pino de Segura en las "Piezas gruesas" y de borne de Flandes en las "Delgadas". El retablo estaba compuesto por un banco, dos cuerpos y un ático, distribuidos en tres calles y seis entrecalles, y articulado por columnas de fuste retallado y estriado y de orden corintio.

Juan de Oviedo "el Mozo" desarrolló la arquitectura del retablo de Cazalla de la Sierra abandonando los esquemas renacentistas y proponiendo una estructura que pronto formaría parte de la tipología en el barroco sevillano, utilizada por Alonso Cano y Martínez Montañés en el segundo tercio del siglo XVII. En esta arquitectura se distribuía el repertorio iconográfico donde se alternaban esculturas, relieves y pinturas con una temática iconográfica dedicada a la Virgen María y adecuada a las directrices emanadas de Trento.

 

 

En el primer cuerpo del retablo, la hornacina central estaba ocupada con el relieve de la Adoración de los ángeles, padres y pastores, pieza expuesta en el Museo Marés (imagen superior). A izquierda y derecha, otros dos relieves de menor tamaño con la Visitación de la Virgen a su prima Santa Isabel y la Anunciación. Esta última pieza aún se conserva en una de las hornacinas del retablo actual en Cazalla de la Sierra, flanqueado por las esculturas de ocho apóstoles, de los que San Pedro y San Pablo también son originales del retablo de Juan de Oviedo. En la parte superior se ubicaban dos lienzos con la representación de la Flagelación y el Ecce Homo, y a cada lado, las esculturas de los cuatro evangelistas.

En el segundo cuerpo, la tabla central representaba a la Asunción de la Virgen. A cada lado, dos relieves más: la Epifanía o adoración de los Reyes Mayos y la Presentación del Niño Jesús en el templo, pieza también recuperada en el retablo actual. Las esculturas de este cuerpo representaban a las Virtudes y a los santos San Francisco, San Roque, San Sebastián y San Antonio. El ático se coronaba con la representación escultórica de un Calvario con dos pinturas a cada lado.

En el verano de 1936, el retablo mayor y todo el templo parroquial, junto con las demás iglesias de Cazalla, fueron saqueadas y destruidas, y no será hasta los primeros años 70 cuando aparezcan las primeras noticias sobre la aparición del relieve central del retablo, la Adoración de los pastores, en el Museo Marés, y con ella las primeras reivindicaciones para que la tabla fuera devuelta a su lugar de origen desde las páginas de la Revista de Cazalla del año 1972 a través de dos artículos, uno de Manuel Ramos Lorenzo, "Cazalla de la sierra, apuntes sobre su historia monumental y artística", y otro de José Guerrero Lovillo, Catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla, "La iglesia parroquial de Cazalla", en el que argumenta que el autor del retablo mayor de Cazalla fue Juan de Oviedo. En este artículo aparece por primera vez una fotografía del relieve expuesto en Barcelona y su autor hace esta pregunta: "¿no será posible rescatar esta preciada joya artística y devolverla a su natural y suntuoso marco de nuestra Iglesia Parroquial, de donde nunca debió haber salido?"

En septiembre de 1977, José María Martín Cornello, como director del boletín informativo de Cazalla, La Voz de la Sierra, se hacía eco del artículo del profesor Guerreo Lovillo, publicado cinco años atrás en la Revista de Cazalla, y reivindicaba la vuelta del relieve a nuestro pueblo.

En los 80 fue la corporación municipal presidida por Ángel Rodríguez de la Borbolla la que reivindicó la pieza a través de la edición de una felicitación navideña en la que aparecía una fotografía a color del relieve expuesto en el Museo Marés. En los 90, con motivo de la restauración del templo parroquial por parte de la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento vuelve a reivindicar la vuelta de la pieza a su lugar de origen, exponiendo en la Biblioteca Pública durante la celebración de un Corpus, una reproducción a tamaño académico de dicha tabla realizada por un escultor vinculado familiarmente a Cazalla.

 

 

En el número 139 de El Chorrillo, hoja de información local del año 2002, un artículo de Francisco Carmona Álvarez volvió a interesarse por la tabla, y dos años más tarde, el Ayuntamiento, presidido entonces por el alcalde José Parras, y a instancias del párroco Miguel Ángel Núñez, lo llevó a pleno, aprobándose por unanimidad el 12 de febrero de 2004 dirigir una petición tanto al Ayuntamiento de Barcelona como al Director del Museo Frederic Marés para la "reparación de la pieza expoliada al patrimonio local de Cazalla", o bien enviasen una copia del mismo. Esta petición fue avalada por distintos colectivos culturales locales, como la Asociación Cultural "José María Osuna", editora de El Chorrillo, y el Club de Jubilados, los distintos centros educativos y el Aula de la Experiencia de la Universidad de Sevilla, entre otros. También se cursó petición a la Diputación Provincial de Sevilla para que corriese con los gastos de una reproducción de la pieza, petición denegada por la diputada de Cultura de turno alegando la inexistencia de partida presupuestaria.

A la petición municipal, el Ayuntamiento de Barcelona y el Museo Frederic Marés contestaron que estaban dispuestos a autorizar la ejecución de una reproducción de la Adoración de los Pastores, pero ésta tendría que financiarla el interesado. Además, argumentaron documentalmente que la pieza fue adquirida legalmente en el año 1958 en una tienda de antigüedades de Madrid a Abelardo Linares para unirla a los fondos del Museo Marés, previo informe del Ministerio de Educación.

La última reivindicación la hizo Eleuterio Alegría Mellado en el periódico ABC, ejemplar del 8 de marzo del año 2006, dirigiéndose a la entonces ministra de Cultura Carmen Calvo, que por aquellos años estaba recibiendo peticiones de los "papeles de Salamanca".

La tabla de Cazalla, a diferencia de las piezas de Sijena, fue comprada bastantes años antes de que el templo cazallero fuese declarado Monumento Histórico Artístico con carácter Nacional en el Real Decreto 433/1983, publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de 5 de marzo de 1983. El relieve central de la Adoración de los pastores fue vendido por la comisión parroquial por un importe de 15.000 pesetas, no sin antes intentar ubicarlo en el nuevo retablo que llegó de Carmona -referencia oral de Pedro de Tena Neguillo-, como hicieron con otros relieves y esculturas, pero la dimensión de la hornacina central no permitía esa posibilidad.

Aunque desgraciadamente las causas fueron los sucesos del año 1936, tenemos que alegrarnos porque, gracias al Ayuntamiento de Barcelona, que rescató la pieza de los almacenes de una tienda de antigüedades tras su exposición al público, se pudo estudiar y conocer su procedencia. Hoy esta pieza representa a Cazalla de la Sierra, y es el ejemplo para que cuidemos y conservemos nuestro patrimonio cultural.

 

BIBLIOGRAFÍA

GUERRERO LOVILLO, José. "La iglesia parroquial de Cazalla", artículo publicado en Revista de Cazalla, Cazalla de la Sierra, 1972.

RAMOS LORENZO, Manuel. "Cazalla de la Sierra, apuntes sobre su historia monumental y artística", artículo publicado en Revista de Cazalla, 1972.

MARTÍN CORNELLO, José María. La Voz de la Sierra, nº 9 (segunda época), Cazalla de la Sierra, septiembre de 1977.

PALOMERO PÁRAMO, Jesús Miguel. El Retablo sevillano del Renacimiento, Ediciones de la Diputación Provincial de Sevilla, 1983.

Catálogo del MUSEU FREDERIC MARÉS. Ajuntament de Barcelona, 2000.

CARMONA ÁLVAREZ, Francisco. El Chorrillo, nº 139. Cazalla de la Sierra, 2002.

Archivo Parroquial de Cazalla de la Sierra.

 

Fotografías: Museu Frederic Marés y José Manuel Fernández

 

Opinion relacionada en este

 

Si quieren denunciar cualquier tipo de agresión al patrimonio histórico-artístico
de su ciudad, diríjanse a nuestra dirección de correo electrónico

lahornacina@lahornacina.com

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com