EXPOLIADA LA TUMBA DEL CERAMISTA ZULOAGA EN EL CEMENTERIO DE SEGOVIA

30/06/2020


 

 

La denuncia ha partido de Juan Daniel Zuloaga Khoyan, actual propietario de Cerámica Zuloaga, taller familiar de tradición cerámica artesanal situado en la plaza segoviana de la Merced desde 1974, cuando fue abierto por su padre, Daniel Zuloaga Olalla (Madrid, 1922 - Segovia, 2000), cuya tumba es la que ha sido expoliada.

El pasado fin de semana un amigo de Zuloaga Khoyan le llamó preguntándole qué había pasado con el nicho de su padre en el cementerio del Santo Ángel de la Guarda de Segovia. De este modo, la familia descubrió que había sido saqueado para arrancar el bello panel de cerámica que cubría el nicho, así como el aplique y la puerta de hierro fundido en relieve con su cristal que lo protegían del exterior.

Dicho panel de azulejos de loza blanca data de la década de 1910, y se halla espléndidamente decorado con colores en bajo-baño de esmalte transparente y con lustres-reflejos metálicos a tercer fuego. Los azulejos fueron cocidos en los hornos de leña de San Juan de los Caballeros.

El panel es del taller de Daniel Zuloaga Boneta (1852-1921), fundador de la conocida saga de ceramistas. Si no es obra de su propia mano, posiblemente sería de su hijo Juan Zuloaga Estringana (1884-1968), según informa Zuloaga Khoyan; quien en su denuncia, además, hace un llamamiento en nombre de la familia por si alguien pudiera aportar alguna información útil para poder recuperarlo, algo que agradecerían mucho.

La escena del panel cerámico, de gran riqueza plástica, representa el entierro de Cristo una vez que su cuerpo ha sido descendido de la cruz y trasladado al sepulcro, con el monte Calvario y la tumba al fondo. Junto con los personajes habituales -la Virgen, San Juan, las Marías y los Santos Varones- vemos una figura masculina más integrando la comitiva fúnebre. Respecto al aplique de hierro, se halla decorado con motivos ornamentales, entre ellos los de tipo funerario que son típicos de estas sepulturas cristianas.

Daniel Zuloaga Boneta nació en el seno de una familia de artistas del metal de larga tradición, conocida ya en el siglo XVIII. Su padre, Eusebio Zuloaga, director de la Real Armería y especialista en la técnica del damasquinado, poseía una fábrica de armas en Éibar y un taller en Madrid, y su madre, Ramona Boneta, era experta en galvanoplastia. Del matrimonio nacerán también otros dos importantes ceramistas, Guillermo y Germán Zuloaga Boneta, si bien será Daniel el más importante de ellos al morir sus hermanos tempranamente. Sobrino de Daniel Zuloaga Boneta fue el famoso pintor Ignacio Zuloaga, y también pintor era su cuñado Ignacio Suárez Llanos. Tres de los hijos de Daniel -Juan, Esperanza y Teodora- continuaron la tradición ceramista de su padre, seguida después por su nieto -Daniel Zuloaga Olalla, cuya sepultura es la que ha sido robada- y el hijo de éste, Juan Daniel Zuloaga Khoyan.

Como hemos dicho, en 1974 los padres de Zuloaga Khoyan, Daniel Zuloaga Olalla y Danielle Khoyan Tondu, nacida en 1942, compraron un local situado en la plaza segoviana de la Merced para acondicionarlo como taller y tienda de cerámica artística. Viniendo de una larga dinastía de ceramistas -su padre era la tercera generación-, y dada su pasión por el arte de la cerámica, era de rigor que Zuloaga Khoyan siguiese la tradición.

 

 

Semblanza relacionada en este

 

Si quieren denunciar cualquier tipo de agresión al patrimonio histórico-artístico
de su ciudad, diríjanse a nuestra dirección de correo electrónico

lahornacina@lahornacina.com

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com