UNA NUEVA TEORÍA SOBRE LA ANTIGUA DOLOROSA
DE LA COFRADÍA DE LA QUINTA ANGUSTIA (SEVILLA)

04/03/2008


 

Un artículo del investigador Francisco J. Bravo Nájera, aparecido en el último boletín de la Cofradía de la Vera Cruz de Linares (Jaén), afirma que la imagen de la Virgen de la Salud en su Soledad, titular de la referida corporación linarense, fue hasta 1931 la Dolorosa que figuraba en el misterio del Sagrado Descendimiento de la cofradía sevillana de la Quinta Angustia. El autor del artículo, que ha contado para su realización con la ayuda del sevillano Manuel R. Leal, argumenta su teoría en el gran parecido de la talla linarense, adquirida en la Bienal de Antigüedades de Úbeda (Jáen) de 1997, con la antigua titular que recibía culto en la Parroquia de la Magdalena de Sevilla.

Según información ofrecida por la propia Cofradía de la Quinta Angustia, Juan Martínez Montañés realizó una Dolorosa para la sevillana Cofradía de Pasión, que acabaría rechazándola; ante lo cual, Montañés la donaría a la Hermandad de la Quinta Angustia al ingresar como miembro de sus filas en 1582. Para Bravo Nájera, dicha imagen podría corresponderse con la que actualmente está en Linares -no sería, por tanto, obra del taller de Pedro Roldán como el resto del grupo del Descendimiento-; sin embargo, todo apunta a que la misma se trata de la Virgen de la Encarnación, que la corporación de la Magdalena conserva en su Casa de Hermandad.

En 1931, ante el temor a probables disturbios por la instauración de la II República, el Cristo titular de la hermandad sevillana es escondido en una casa particular, y el resto de las figuras, incluida la Virgen de la Quinta Angustia, en la cripta de la Parroquia de la Magdalena, donde resultan muy afectadas por la humedad, debiendo ser profundamente restauradas en el año 1934 por el escultor Vicente Rodríguez-Caso, quien, según testimonios oficiales, tuvo que realizar una nueva efigie de la Dolorosa ante la imposibilidad de restaurar la anterior debido a su pésimo estado de conservación.

De ser cierta la hipótesis propuesta por Francisco J. Bravo Nájera, se confirmarían algunas teorías que circulan desde hace décadas en la capital hispalense sobre el auténtico paradero de la antigua Dolorosa de la Quinta Angustia, según los cuales la Virgen no resultó destruida por la humedad durante su exilio en la cripta del templo, sino que fue retirada de la cofradía y reemplazada por la de Rodríguez-Caso, calificada por muchos como una de las mejores esculturas del siglo XX que procesionan en la Semana Santa de Sevilla.

Para Bravo Nájera, la actual imagen de la Virgen de la Salud en su Soledad muestra similitudes en su rostro con otra pieza montañesina: la Santa Ana del convento sevillano del mismo nombre. Así mismo, presenta las típicas manos de tenedor del periodo y una preparación de un tono ocre muy particular bajo su policromía, que en palabras de su restaurador, José Luis Ojeda, es propia de los grandes maestros de la época.

 

Portal Relacionado en este

 

Volver         Principal

www.lahornacina.com