EL CÁLIZ DEL INCA

05/06/2019


 

 

La Mezquita-Catedral de Córdoba acoge desde hoy la muestra El Cáliz del Inca: símbolo de la platería de Córdoba. La exposición, centrada en el cáliz del Inca custodiado por el Museo Nacional de Artes Decorativas, (MNAD) recoge una selección de cálices que manifiestan la evolución y pujanza de la platería cordobesa.

El discurso expositivo se encuentra estructurado en obras tanto pertenecientes al Cabildo Catedral de Córdoba como a otras parroquias de la Diócesis que han cedido los cálices que acompañan al del Inca. El comisario de la muestra, Luis Palacios, ha delimitado el discurso expositivo asegurando que su objetivo no es otro que dignificar la figura del Inca Garcilaso, famoso escritor e historiador peruano muy relacionado con la asimilación de la cultura española en Latinoamérica, considerado además el primer mestizo racial y cultural del nuevo continente que supo conciliar y alcanzar gran reconocimiento intelectual.

El Inca Garcilaso de la Vega murió en la ciudad de Córdoba y fue enterrado en 1616. Cuatro años antes había comprado la capilla de las ánimas del purgatorio para ser enterrado en ella; en su altar es donde serviría este cáliz, cincelado en plata, posiblemente peruana, con 32 apliques de esmaltes y diamantes en su asiento.

 

 

 

El cáliz, símbolo de la platería de Córdoba, regresa tras 200 años a la capilla de las Ánimas del Purgatorio que fundó el Inca en el templo metropolitano cordobés, espacio donde está presente una muestra que se centra a partir de la época medieval cristiana, desde la conquista de la ciudad por parte de Fernando III en 1236.

El Cáliz del Inca: símbolo de la platería de Córdoba es una iniciativa del Cabildo Catedral de Córdoba a través de Foro Osio que pone de manifiesto una vez más la apuesta del Cabildo por la cultura. Asimismo, cuenta con la organización de Instituto Nauta y con la colaboración de la Embajada de Perú en España y la Universidad de Córdoba. Junto a Luis Palacios, la exposición está comisariada por el catedrático Fernando Moreno.

La muestra El Cáliz del Inca: símbolo de la platería de Córdoba ha sido ubicada justo donde descansan los restos mortales de este literato universal. El Cabildo Catedral de Córdoba ha conservado intacto su legado y ha apostado por mantener viva y difundir su memoria a través de diversas exposiciones.

Tras diversos avatares, hoy el cáliz, labrado por el platero cordobés Juan Bautista de Herrera en 1620, regresa a la capilla para la que fue concebido. Le acompañan en la exposición, que permanecerá hasta el próximo mes de agosto, diversos cálices procedentes de la diócesis cordobesa (siglos XV-XVIII) y otras piezas de orfebrería.

 

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com