PROYECTO DE JOSÉ MARÍA HIGUERA PARA CÓRDOBA

José María Higuera González y Sergio Cabaco (20/07/2018)


 

 

Introducción

La Ilustre Hermandad del Arcángel San Rafael, Custodio y Regidor perpetuo de la ciudad de Córdoba, se puso en contacto con el reconocido tallista cordobés José María Higuera para la realización de un proyecto de paso procesional para la imagen titular de San Rafael Arcángel.

La Hermandad, que hace dos años manifestó su intención de recuperar la salida procesional de su titular por las calles de Córdoba, presentó al tallista un boceto de la idea de paso que querían elaborar, a cargo de uno de sus integrantes, don Antonio López Peláez. El boceto está basado, principalmente, en la característica peana que acoge a la imagen en su camarín de la Basílica del Juramento.

Junto a ese boceto, para la elaboración del proyecto del paso, Higuera se tuvo que atener también a una serie de premisas y características peculiares que condicionan su diseño; así, los condicionantes principales son:

 

A nivel técnico:

- Las medidas de la puerta de salida de la Basílica menor del Juramento de San Rafael.

- La gran envergadura de la imagen de San Rafael (260 cm de altura).

A nivel estético:

- Las formas y estilo de la imagen.

- El entorno donde se ubica. El estilo de la basílica y su templete o baldaquino.

A nivel sentimental:

- Lo que representa San Rafael para Córdoba. El arcángel es una de las devociones más arraigadas desde que en la Edad Media la peste asolara toda Europa, y es copatrón de la ciudad andaluza, que encomendada a San Rafael, apenas sufrió el azote de la epidemia.

- La imagen colectiva que se tiene del santo en general y la idea representativa del mismo que permanece en el imaginario popular. Según los relatos piadosos, San Rafael bajó el 6 de mayo de 1578 a Córdoba para jurarle al Padre Roelas que era él y que Dios lo había puesto como guarda de esta ciudad.

 

Con todas estas premisas, el taller regentado por José María Higuera se ha puesto a trabajar en este importante proyecto, cuya presentación tuvo lugar el pasado mes de junio en el Círculo de la Amistad de Córdoba.

 

 

Estilo

La elección del estilo pareció clara. Las líneas del paso procesional, en general, se situarán dentro del neoclásico, al ser el estilo arquitectónico de la Basílica del Juramento y del templete donde recibe culto la imagen de San Rafael. El neoclásico es la corriente artística imperante e finales del siglo XVIII, época en la que el afamado arquitecto Vicente López proyecta la basílica. Un estilo influenciado por las ideas de cambio promovidas por la Ilustración europea, que convive con el barroco, muy arraigado socialmente en España.

Precisamente, la imagen titular de San Rafael Arcángel es una escultura barroca que data del año 1735, labrada por el imaginero local Alonso Gómez de Sandoval, si bien se advierten ya en ella ciertos aires moderados y serenos propios de la corriente academicista.

Teniendo claro el estilo neoclásico, apenas usado actualmente en la estética de las hermandades y cofradías, cuyos ideales aúnan la simplicidad decorativa y la limpieza formal, Higuera se adaptó a ellos en la línea general del paso, con una construcción ordenada, arquitectónica, sobre todo en los respiraderos, con formas puras, rectas y circulares; si bien en la ornamentación de esas formas, el taller se ha decantado por el estilo de la peana de San Rafael, una obra dentro de la sobriedad neoclásica pero mucho más rica y florida, de una gran calidad artística y minuciosa elaboración propia del barroco, adecuándonos más al gusto cofrade y pensando en que se tratará de una obra para procesional, tanto en su diseño, como en su posterior elaboración.

Así, el paso de San Rafael estará formado en sus líneas estructurales por unos respiraderos en las características mencionadas y por una peana basada en la del templete, tanto en sus formas como en su ornamentación, combinando los elementos de ambos componentes para formar un armonioso conjunto. Un grupo que combine todos estos elementos y que ofrezca como resultado un paso vistoso, movido, rico estéticamente y personalizado en estilo y formas a la imagen del santo, así como con un marcado carácter clásico y original.

El conjunto se completa con otros elementos tan importantes como los anteriores, que siguen las mismas líneas directrices y que complementan el conjunto. Es el caso de los cuatro candelabros de guardabrisa en las esquinas, de gran envergadura (más de 2 metros de altura), con diez puntos de luz cada uno y en las mismas líneas y estilo del conjunto, muy estilizados, procurando no entorpecer la visibilidad de San Rafael.

En los laterales y en las ménsulas de la peana figurará un conjunto de ánforas y jarras a diferentes alturas, que acogerán el exorno floral, mesurado y acorde al carácter que se le quiere dar al conjunto y a la procesión de la imagen de San Rafael. También aparecerá un grupo de angelotes, tanto en la base de los candelabros como en los laterales de la peana, que llevarán un punto de luz, así como cabezas de querubines que jalonan todo el paso. Las figuras angélicas aúnan todo el conjunto todavía más y unifican la composición al ir en sintonía con la figura principal del paso, que no es otra que la imagen de San Rafael Arcángel.

El paso irá salpicado de numerosas cartelas circulares, tanto en los respiraderos como en la peana. Dichas cartelas enmarcarán simbología y heráldica propias o cercanas a San Rafael, caso de la urna de los Santos Mártires, el escudo de la ciudad u otros elementos que seguirán en esta línea de personalización del paso.

El conjunto del paso estará de acuerdo con todas las premisas referidas, en estilo, formas, personalización y representatividad. Desde el taller de Higuera se desea que cuando se haga referencia al paso de San Rafael se identifique claramente, y pondrán todo su empeño en tratar de que sea una excelente obra artística.

 

 

Datos técnicos

Para acabar, vamos a exponer algunos datos técnicos que completan toda la información existente acerca del nuevo paso procesional de San Rafael Arcángel:

 

- Las medidas del paso son 320 cm de largo x 210 cm de ancho. Tiene un respiradero de 60 cm y una peana de 65 cm.

- El material empleado para su elaboración es la madera de cedro real.

- El acabado del paso es dorado en oro fino bruñido de 23 32/4 quilates, y con policromía al óleo en ángeles y cartelas, estofadas al temple.

- La construcción de los respiraderos es de carácter arquitectónica en inglete, provista de casetones enmarcados por molduración y pilastras. La peana lleva patas en ménsula con tableros con forma y labrados en talla de hojarasca calada, al igual que los de los respiraderos con decoración general de guirnaldas de flores, colgantes, laureles y lazos, que se entrecruzarán en muchas ocasiones a diferentes alturas entre la molduración recta para dar mayor vistosidad y movimiento, y cortar de paso la horizontalidad.

- Toda la talla de las andas llevará la entonación que requiera a diferentes gruesos, e irá debidamente ahuecada por detrás.

 

Todas las conclusiones a las que se ha llegado en el proyecto final están consensuadas con la Hermandad de San Rafael Arcángel, que ha dado libertad al taller para su desarrollo dentro de los cánones en los que ellos querían moverse, de ahí que José María Higuera y su equipo quieran dar las gracias a la Hermandad por confiar en ellos y elegirlos para tan importante e ilusionante proyecto.

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com