LA PINTURA MANIERISTA EN EL NUEVO REINO DE GRANADA. ANGELINO MEDORO
Y SU INFLUENCIA EN EL NACIMIENTO DE LA PINTURA NEOGRANADINA (II)

Jesús Andrés Aponte Pareja (27/06/2018)


 

 
 
 
 
 
La Apoteosis de la Virgen del Rosario (conjunto y detalles)

 

En la poco estudiada pintura colonial neogranadina aún es posible encontrar cientos de obras inéditas de gran interés. Una de estas es el lienzo de grandes dimensiones que presento a continuación. Por su intensa representación y ambiciosa composición podríamos titular como La Apoteosis de la Virgen del Rosario. Se trata de una pintura realizada en óleo sobre tela y localizada en la iglesia doctrinera del poblado de Tenjo, muy cercano a la capital Bogotá.

Las imágenes de esta pintura representan a la Virgen y el Niño en el centro de la composición, haciendo entrega del rosario a dos santos dominicos; la Virgen se lo entrega a Santo Domingo de Guzmán por su lado derecho, y el Niño a Santo Tomás de Aquino por el lado izquierdo. La Virgen se encuentra sentada sobre un cumulo de nubes grises en donde resaltan algunas cabecitas angélicas; por debajo de ellos, un grupo de jóvenes adolescentes, algunos con facciones indígenas, y en los extremos inferiores los retratos de dos caballeros, quienes parecen ser los donantes del cuadro, ambos vestidos a la moda de fines del siglo XVI y principios del XVII. En la parte superior de la pintura se encuentra un grupo de ángeles en actitudes celebrativas, portando los dos del centro la corona que será impuesta a la Virgen.

Esta bella obra, por sus características de composición y dibujo, bien puede ser atribuida al pintor italiano Angelino Medoro, quien como ya hemos visto en un escrito anterior (ver enlace) fue de capital importancia en la evolución de la pintura neogranadina. Efectivamente, podemos relacionar sobradamente elementos de esta pintura con algunos presentes en otras obras conocidas del pintor romano.

 

 
 
La Virgen y el Niño acompañados de Santa Clara y San Francisco de Asís

 

Las figuras en La Apoteosis de la Virgen del Rosario, dibujadas de forma decidida, destacan sobre un fondo luminoso, común en las obras de Angelino Medoro. La Virgen de lejos resume en su rostro dulce y sereno el arquetipo mariano empleado por el pintor italiano, y su composición, sedente sobre nubes, rodeada de santos, la podemos ver en varias de sus pinturas, como La Virgen y el Niño acompañados de Santa Clara y San Francisco de Asís, del Monasterio de las Clarisas de Puente Alto de Santiago de Chile, o La Virgen y el Niño rodeados de santos, del Convento de la Inmaculada Concepción de Quito.

 

 
 
La Sagrada Familia con san Juanito y un santo dominico

 

En La Apoteosis de la Virgen del Rosario resalta el suntuoso vestuario de la Virgen, muy similar en el plegado de sus paños, exquisita decoración del cuello de la blusa y forma de mangas al de la Inmaculada Concepción del convento de San Agustín de Lima, realizada en 1618, con la que Medoro logra una de sus creaciones más influyentes en la pintura del gran virreinato del sur, y mucho más cercano aún al de la Virgen que hace parte del cuadro titulado La Sagrada Familia con san Juanito y un santo dominico, encontrado en una colección particular sevillana por el historiador Rafael Ramos Sosa, firmado por Medoro en 1622.

La data de estos dos cuadros autógrafos de nuestro pintor llevan a pensar que si la pintura encontrada en Tenjo es obra de Medoro, bien pudo haber sido realizada en Lima y enviada desde allí a Nueva Granada, en Cartagena de Indias, mientras Medoro esperaba la partida de la Flota de Tierra Firme en la que regresaría a Sevilla luego de su experiencia americana, o bien pudiera haber sido remitida ya desde el mismo puerto del Guadalquivir. En todo caso, el estilo de la obra tenjana coincide con las características de mayor naturalismo presentes en las pinturas del último periodo del pintor italiano, mucho más avanzadas que las realizadas por Medoro durante su primera estadía en tierras neogranadinas.

Igual impresión producen las cabecitas de angelitos mofletudos de cabellos rizados y grandes copetes que se aprecian en el cuadro, así como los amanerados ángeles del plano superior tan característicos de nuestro pintor, siendo muy similares a aquellos ángeles que pinta acompañando el Escudo de armas de la beata Juana de Aza, cuadro propiedad del convento Máximo de Santo Domingo de Quito.

En cuanto a los santos dominicos, en sus vestiduras, plegados de los paños y forma de gesticular las manos se evidencian sobradamente las maneras de Medoro, siendo el rostro sonriente de Santo Domingo casi idéntico al del santo dominico presente en la pintura encontrada por Ramos Sosa en Sevilla.

 

 
 
San Sebastián

 

Otras pinturas anónimas relacionadas con Medoro son dos idénticas obras conservadas una en la sede el Fondo Mixto de la Cultura de Tunja y la otra en la iglesia de Santa Clara de la misma ciudad, en las que se representa a San Sebastián amarrado a un árbol al momento de ser asaeteado, los cuales muestran en su desnudo de líneas monumentales las rotundas formas del manierismo romanista en el que se formara Medoro.

Hace más de una década les sugerí a los encargados del Fondo Mixto de la Cultura de Boyacá que la imagen del San Sebastián conservada en su sede y considerada anónima, bien podría ser una obra de Angelino Medoro. No obstante, las dos idénticas pinturas conservadas en Tunja merecen un análisis más profundo, puesto que no fue Medoro el único italiano que llegara a territorio neogranadino en el transito del siglo XVI al XVII, y algunos otros artistas que nunca se afincaron en este territorio como Mateo Pérez de Alesio y Bernardo Bitti, en su tránsito hacia Lima, tuvieron por fuerza que llegar al puerto neogranadino de Cartagena de Indias, desde donde pudieron remitir obras al interior del territorio.

De hecho, las pinturas tunjanas guardan relación en sus desnudos, pliegues de sus paños y otros detalles, con algunos de los demonios y ángeles que integran la obra Disputa por el cuerpo de Moisés, realizada al fresco en la Capilla Sixtina por Pérez de Alesio antes de su viaje a América.

 

 
 
Inmaculada Concepción

 

Debo lamentarme en este artículo que la iglesia doctrinera de Tenjo, donde se localiza el magnífico lienzo que he titulado La Apoteosis de la Virgen del Rosario, al igual que la mayor parte de las iglesias doctrineras del altiplano cundiboyacense, se encuentre hoy tristemente expoliado, contando con menos de la mitad de lo que fuera un riquísimo patrimonio artístico. En abril de 1978 le fueron sustraídas ocho pinturas, de las cuales, desafortunadamente, no han quedado fotografías que nos hubiesen permitido al menos realizar un análisis detallado de las mismas, mutilándose sin remedio parte de la historia del arte colonial colombiano

Lamentablemente, para la historia del arte de Colombia, los robos sacrílegos todavía persisten, aunque no hace falta que bandas criminales expolien los recintos religiosos puesto que los mismos sacerdotes encargados de estas parroquias, según las deficientes leyes colombianas de protección al patrimonio histórico de origen religioso, tienen el derecho de hacer con las obras artísticas de su propiedad lo que les plazca; es decir, dichas obras son solo objetos susceptibles de ser enajenados, descontextualizados, regalados o vendidas por parte de ellos, como ya lo he manifestado en anteriores escritos.

 

 
 
Escudo de armas de la beata Juana de Aza

 

Las iglesias doctrineras del altiplano cundiboyacense representan un patrimonio único y singular en el contexto del arte colonial americano, siendo el reflejo de lo que fuera un territorio rico en recursos minerales y mano de obra indígena. No obstante es muy poco lo que de este riquísimo pero amenazado acervo se ha estudiado.

Considero sea una obligación moral del gobierno nacional, el pasar por encima de esas absurdas y mal redactadas leyes del patrimonio cultural religioso y ejercer un mayor control sobre unos bienes que hablan de nuestro pasado, de los cuales estamos obligados a preservar para el disfrute de las generaciones futuras.

 

 
 
Disputa por el cuerpo de Moisés (Mateo Pérez de Alesio)

 

Volver          Principal

www.lahornacina.com